Revista Sputnik

Este blog está dedicado a la desaparecida revista soviética Sputnik.

El Muro de Berlín: Un antes y un después (ESPECIAL)

Hace 25 años, los dirigentes de la República Democrática Alemana anunciaban la apertura de la frontera en Berlín Oriental. El 9 de noviembre de 1989 una multitud de berlineses se concentró en los puestos de control fronterizo de Berlín. Los guardias no tenían órdenes de dejar pasar a nadie, pero finalmente accedieron ante las exigencias de las personas. Momentos de euforia y felicidad absoluta se vivieron ese día, parecía ser un sueño, el muro caía en forma totalmente pacífica y un régimen empezaba a ceder el poder de forma voluntaria tras casi medio siglo en el gobierno. El mundo estaba cambiando y Berlín se convertía en la capital del cambio.

25 Jahre Mauerfall

Recordando el pasado para
poder entender el presente!

Por
C – RECORDS

Tomado de distintas fuentes

* * * * *

Era noviembre de 1989 cuando se respiraban vientos que anunciaban un futuro muy prometedor para millones de personas en los países del Bloque del Este. A mediados de la década de 1980 la Unión Soviética había iniciado una serie de reformas en política exterior que permitían a los ciudadanos de estos países decidir su propio futuro político, sin interferencia alguna desde Moscú y la situación había venido cambiando desde entonces.

En occidente estos procesos también se veían con mucho optimismo, durante más de 40 años el mundo había vivido bajo la amenaza constante de la guerra nuclear, un conflicto que no había iniciado por la división de Alemania; pero que ahora parecía llegar a su fin con la caída de su principal símbolo. La última década del milenio se aproximaba y la Perestroika había abierto la puerta a un nuevo futuro para toda una generación.

PRÓLOGO

El día 9 de diciembre de 1991, la que en su día habría sido una de las dos superpotencias más poderosas en el mundo; se retiraba renunciando a casi toda su influencia. Entonces muchos pensaban y aún lo hacen; que la Guerra Fría era un choque de ideologías. Desde un inicio, el mundo occidental fue condicionado a temer y despreciar el comunismo, se llegó al punto de confundir la ideología con la nacionalidad rusa, con la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos en EE.UU. y además con todo tipo de crímenes para lograr manipular la percepción de las masas, pero en 1991 todo esto habría terminado. El balance de fuerzas en el mundo cambió y se estableció el Nuevo Orden geopolítico del que muchos esperaban ver surgir un mundo mejor.

Los gobernantes de Estados Unidos y sus aliados no tardaron en autoproclamarse vencedores ideológicos, y pronto también comenzaron a demostrar su victoria de manera geopolítica, dando como resultado la gran inestabilidad que observamos hoy en el mundo.

Tras 25 años de la caída del muro de Berlín, queda de manifiesto que los conflictos nunca terminan y que los más brutales no se resumen en la lucha ideológica de un sistema político sobre otro, sino más bien, en consolidar la hegemonía mundial partiendo de los intereses económicos y geoestratégicos de una determinada nación, o bien determinadas corporaciones privadas y declarando enemigo a todo aquel que demuestre tener una verdadera independencia política o que defienda sus propios intereses frente a cualesquiera otros. Se traduce así el antiguo miedo al comunismo; como miedo a no tener suficiente control sobre el mundo, necesario para asegurar la supervivencia de un sistema de desigualdad y decadencia moral que gira en torno al consumo.

La era de la globalización no solo ha traído enormes desigualdades sociales, sino que ha fomentado en los individuos la falsa creencia de que la civilización se alcanza con progresos materiales y técnicos, en lugar del desarrollo humano y cultural de las personas. El sometimiento a los intereses de unos por encima de los demás, se practica entre los individuos y entre las naciones del mundo, independientemente de las ideologías que hoy en día generalmente están en su mayoría orientadas hacia el capitalismo y el libre mercado, un sistema controlado por élites económicas y transnacionales.


Hoy, a pocos días de comenzar el año 2015, parece ser que nos encontramos a las puertas de una nueva Guerra Fría de consecuencias impredecibles. Millones de personas viven conectadas a sus dispositivos electrónicos, pero desconectados del mundo real y aún así creen conocer la situación sin advertir que la historia se repite una vez más. El final de la Guerra Fría es una frase cada vez más vacía en el contexto de las relaciones internacionales actuales. Es nuestra obligación hacer lo necesario para que la situación mejore y podemos comenzar desde nuestro hogar haciendo una reflexión personal. Es importante respetar a nuestros vecinos, pero también lo es el buscar la causa de los problemas e intentar resolverlos sin pensar destruir o aislar a los demás. Después de todo el pensamiento no tiene valor si tras el no existe el conocimiento que es lo principal.

A continuación presentamos una recopilación de materiales de diversas fuentes en relación al muro de Berlín, la Guerra Fría y los cambios socioeconómicos en Europa del Este incluyendo la Unión Soviética, haciendo especial énfasis en páginas de la historia de Alemania del Este, con el fin de animarle a usted a buscar sus propias respuestas y formular nuevas preguntas.


Contenido

  1. La división de Alemania
  2. El Problema de Berlín
  3. El Muro de Berlín
  4. La Galería del Este
  5. La RDA y la reunificación de Alemania
  6. La “tentación” ya no está en el oeste
  7. El fin de la bipolaridad
  8. El capitalismo y la democracia
  9. Referencias


La división de Alemania

El final de segunda Guerra Mundial estaba cerca, un conflicto que había costado 50 millones de vidas, en mayoría civiles inocentes. La Unión Soviética estaba destruida, desde 1941 había sido invadida por las fuerzas armadas de la Alemania Nazi, estas apoyadas a su vez por varias divisiones de fascistas finlandeses, húngaros, rumanos, italianos, franceses, eslovacos, búlgaros, croatas y españoles leales a Francisco Franco, además de numerosos voluntarios de las SS que operaron en el propio territorio soviético y que perpetraron horrendos crímenes de guerra como limpiezas étnicas en cumplimiento de las ordenes de sus nuevos comandantes.

Como consecuencia directa de esta invasión, 20 millones de civiles soviéticos fueron asesinados de manera premeditada. En su lucha por defender su patria y aniquilar para siempre a la tiranía nazi, murieron 7 millones de soldados del Ejército Rojo. En total, la URSS perdió casi el 15% de su población entre los años 1941 y 1945. Pero a pesar de la alardeada superioridad de los nazis, el Ejército Rojo logró hacer retroceder a los invasores fascistas hasta la misma capital del Tercer Reich. La batalla por Berlín se acercaba a su final y mientras, los aliados se reunían en Yalta para determinar el futuro de la derrotada Alemania nazi y sus condiciones de rendición.

Conference of the Allied leaders, Yalta, Crimea, USSR, February 1945. Artist: AnonLos tres grandes en Yalta, Crimea, RSF de Rusia, Unión Soviética, 31/01/1945. Foto: Getty Images.

Ahí tuvo lugar la Conferencia de Yalta, y se firmó una resolución según la cual; la capital de la derrotada Alemania Nazi, sería dividida en sectores administrados por las potencias vencedoras. En este contexto Berlín no se consideraba capital de ningún estado alemán y sería ocupada por los aliados sin importar en que zona se encontraba. Los aliados además demuestran su voluntad unánime de implementar el plan de las Cinco – D; desnazificación, desmilitarización, democratización, descentralización, y desmantelamiento de ciertas industrias. Todos los bandos tuvieron fracasos en este plan.

Posteriormente entre julio y agosto de 1945, se celebró la Conferencia de Potsdam, donde entre otras cosas, se acordó que cada potencia tendría la libertad política de actuar en su respectiva zona sin ningún obstáculo. En este momento el Ejército Rojo ocupaba toda la ciudad de Berlín tras haber salido victoriosos en la decisiva batalla por su control, y pronto desocupaban una gran parte de la ciudad que será destinada a los sectores estadounidenses, británicos y franceses. Los aliados occidentales pronto asumen el control en Berlín, pero los franceses ocupan su sector un poco más tarde. Estos más tarde se fusionarán y pasarán a ser conocidos como Berlín Occidental. Estas decisiones son acordadas por las tres superpotencias aliadas, pero a largo plazo terminarán agravando la desconfianza mutua y la Guerra Fría que recién comenzaba.

Berlín entonces sería una ciudad unida, con una moneda y sistema postal unificado y administrada conjuntamente por dos sistemas políticos diametralmente opuestos e irreconciliables entre sí. Este concepto estaría destinado al fracaso y a su vez daría lugar a numerosos intentos de sabotaje e inevitables conflictos que pudieron escalar hasta el punto de una Guerra Nuclear.


El Problema de Berlín

Presidente Harry S. Truman. Foto: LoC.

Presidente Harry S. Truman. Foto: LC.

El 12 de marzo de 1947 entró en vigor la Doctrina Truman, que tenía como objetivo la lucha contra el comunismo en Europa. El nuevo Plan Marshall para la reestructuración económica de Europa occidental, también sería utilizado con estos propósitos.

En 1948, como parte de esta nueva política presidencial; la CIA intervino en países como Grecia con el objetivo de eliminar a los partisanos comunistas que luchaban contra el nuevo gobierno de derechas establecido por occidente. También se ocuparon de reducir a las fuerzas políticas de izquierdas mediante la marginación social con ayuda de la Iglesia local y realizando juicios públicos que castigaban toda actividad relacionada con el comunismo.

Existía la teoría de que si las fuerzas de izquierda llegaban al poder en un país controlado por occidente; esto generaría un Efecto Dominó en el resto de países occidentales. Grecia había sido liberada por el Ejército Rojo en 1944, pero los aliados occidentales habían acordado con Stalin que el país estaría fuera del área de influencia soviética, ahora el país sufría una cruenta Guerra Civil.

El 22 de septiembre de 1947, como respuesta a lo anterior, los soviéticos introdujeron la Doctrina Zhdánov que reconocía un mundo dividido en dos bloques, los imperialistas liderados por EE.UU. y los anti-imperialistas con la URSS a la cabeza. Posteriormente en Moscú se creó el Kominform para garantizar la unidad y fortalecimiento de los partidos comunistas de Europa.

La economía soviética aún resentía los efectos de la destrucción y el saqueo de su territorio, de manera que los soviéticos necesitaban reconstruir sus infraestructuras para recuperarse. Mientras tanto EE.UU. que no sufrió invasiones ni grandes pérdidas; había alcanzado un enorme progreso industrial y económico en parte gracias a la II Guerra Mundial. Además el Plan Marshall estaba a punto de causar un enorme impacto en la economía, creando una situación potencial para debilitar económicamente a la Unión Soviética.

El 20 de junio de 1948, los aliados occidentales llevaron a cabo una reforma monetaria en sus respectivos sectores. Esto aisló económicamente al sector controlado por los soviéticos y dio una gran ventaja a los sectores occidentales que estaban fusionados económicamente y que no habían sido obligados a pagar indemnizaciones de guerra. La URSS rechazó todas estas medidas porque implicaban un grave perjuicio económico sobre el sector soviético, por esta razón Stalin ordenó un bloqueo en las rutas terrestres hacia Berlín Occidental a fin de proteger a los sectores soviéticos de la inminente desestabilización económica, pero esta reacción sólo vino a consolidar aún más la preponderancia económica de los sectores occidentales en detrimento del sector soviético. BerlinerBlockadeLuftwege

Los aliados occidentales establecieron un puente aéreo (luftbrücke), para mantener el flujo de alimentos, bienes de consumo y mercancías con la ciudad, de igual forma y de manera no oficial utilizaron estas rutas aéreas para lanzar bienes de consumo y otros enseres domésticos sobre el territorio de Alemania Oriental. Hasta el 12 de mayo de 1949, los aviones aliados habrían realizado unos 200,000 vuelos hasta la terminal aérea Berlin-Tempelhof para llevar provisiones a la ciudad. La estrategia de Stalin había fracasado estrepitosamente.

A comienzos de 1949 Alemania Occidental todavía estaba dividida en 3 sectores de ocupación, pero se fusionaría oficialmente el 23 de mayo, convirtiéndose de facto en un estado conocido como la República Federal Alemana con Bonn como su capital, mientras que la parte soviética se convertiría en un estado comunista conocido como la República Democrática Alemana, y declarando de facto a Berlín Este como su capital el 7 de octubre de 1949. Esto último fue rechazado por los aliados occidentales quienes consideraban a Berlín como una ciudad ocupada, no obstante pronto abrirían sus embajadas ahí.

Luego de la muerte de Stalin el 5 de marzo de 1953, el Kominform fue disuelto, entonces Eisenhower que encabezaba el nuevo gobierno de Estados Unidos; prometió que haría retroceder la influencia de la URSS en Europa del Este, también acusó a la administración del ex-presidente Harry S. Truman, de haber sido muy suave con el comunismo. Esta nueva administración ahora tenía la oportunidad de desafiar al poder soviético.

Walter Ulbricht. Foto: SovFoto/UIG

Walter Ulbricht. Foto: SovFoto/UIG

Stalin había designado a Walter Ulbricht como gobernante de Alemania Oriental en 1950. El país estaba siendo reconstruido de las ruinas y en la zona soviética existía racionamiento de muchos enseres y servicios básicos. Miles de alemanes comenzaban a abandonar Alemania Oriental para refugiarse en los sectores occidentales en busca de mejores condiciones de vida.

Ante este escenario, Ulbrich exigió a los alemanes orientales una mayor lealtad, y estableció medidas laborales que demandaban un mayor esfuerzo físico por parte de los trabajadores de la RDA para cumplir con las cotas de producción planificadas. El malestar de los trabajadores en la RDA, preocupó a los nuevos líderes del Kremlin en Moscú, donde había iniciado un proceso de desestalinización, y a su vez ordenaron a Ulbricht que suavizara su rígida política hacia los ciudadanos o de lo contrario causaría una catástrofe.

El 16 de junio de 1953 más de un millón de personas en su mayoría obreros en huelga, salieron a la calle en unas 700 ciudades y localidades de Alemania oriental, protestaban contra las nuevas cotas de producción y exigían su abolición. Pero en Berlín, lo que al principio comenzó como una protesta por las malas condiciones laborales, terminó convirtiéndose en violentos disturbios con el fin de derrocar al régimen comunista. Los manifestantes arrancaron la bandera de la URSS en la Puerta de Brandeburgo, también llegaron a quemar las oficinas del partido comunista y destruyeron cualquier recordatorio visible relacionado.

Las autoridades soviéticas estaban perplejas ante la situación de caos e inestabilidad, el gobierno de Alemania Oriental había perdido todo el control del país. Entonces tomaron la decisión de enviar los tanques soviéticos para controlar la situación, inmediatamente fueron atacados con piedras y varillas de hierro, pero finalmente se impusieron ante cualquier tipo resistencia en toda Alemania Oriental. Según cifras oficiales, más de 50 personas murieron en la represión de los disturbios.

17 June 1953: Soviet tanks confront East German youth during the anti-Soviet uprising in Berlin.Alemanes orientales confrontan a los tanques soviéticos con piedras, 17/06/1953, Berlín Oriental, RDA. Foto: Mondadori/Sean Gallup/Getty Images.

Luego de estos hechos se declaró un Estado de Emergencia en Berlín, las tropas soviéticas y el recién formado Ejército Popular de Alemania Oriental cerraban por primera vez el paso a los sectores occidentales. En los días posteriores, las cortes de la RDA y los tribunales militares soviéticos juzgaron a cientos de manifestantes. Algunos fueron ejecutados por la Stasi o simplemente desaparecieron. Pero la protesta serviría como modelo para iniciar otros ‘movimientos de colores’, como el que vivió Hungría en 1956, la “Primavera de Praga” en 1968 o las protestas de los trabajadores polacos instigadas por el movimiento Solidaridad en 1980, generando un clima de descontento en los países del Bloque Oriental.

Guerra Fria - Bloques MilitaresPosteriormente el canciller de Conrad Adenaur decidió que Alemania Occidental debería cambiar su postura pacifista y entrar en la OTAN para fortalecerla como barrera contra la Unión Soviética y ‘cualquier intento de expansión’ que esta pudiera ejecutar. Para lograr esto, Alemania Occidental debía tener un ejército que comenzó a rearmar de inmediato.

El 15 de mayo de 1955, como respuesta a la nueva militarización de Alemania, las autoridades soviéticas crearon el Pacto de Varsovia, pero estaban preocupados por la escalada de tensión que tenía lugar en Europa, por ello decidieron hacer un gesto de buena voluntad retirando todas las tropas soviéticas estacionadas en Austria. En Moscú se determinó que Austria había sido la ‘Primera Víctima de la Alemania Nazi’. Pero la idea era que Austria quedara fuera de cualquier tipo influencia hegemónica. Los ciudadanos austriacos no podrían estar más felices que con este anuncio.

Soviet withdrawal of troops and transporRetirada de las tropas soviéticas de Austria, 01/08/1955. Foto: Thomas D. Mcavoy / Getty Images.

Los ministros de exteriores de la URSS, EE.UU., Gran Bretaña y Francia, se reunieron en el Palacio de Belvedere en Viena, para firmar un Acuerdo de Paz, según el cual se comprometían todos ellos a finalizar la ocupación militar del país. De esta manera Austria recuperaría totalmente su independencia y soberanía quedando en manos de autoridades nacionales. A cambio de esta iniciativa de paz soviética; Austria prometió una neutralidad permanente. El 01 de agosto de 1955 el Ejército Rojo inició su retirada siendo despedidos con mucha gratitud por los austriacos.


El Muro de Berlín

En Alemania Oriental, miles de ciudadanos de Berlín cruzaban al oeste todos los días para ir a trabajar en la parte occidental. Ahí recibían salarios más altos y los que se quedaban, vivían en casas subsidiadas. Esto no contribuía de manera alguna en economía oriental y el marco occidental llegó a costar entre cuatro y seis veces más que el marco oriental, dando a los ciudadanos del oeste un mayor poder adquisitivo.

La idea de construir una barrera física, fue discutida por Walter Ulbricht con las autoridades soviéticas que finalmente dieron su visto bueno ya que así se reforzaría la seguridad evitando cualquier tipo de incursión o crisis que amenazara su sector. Entre los años 1949 y 1961, unos 2,5 millones de alemanes orientales habían huido hacia Alemania Occidental a través de Berlín Oeste.

Para las autoridades de la RDA, el muro podría ser una solución al Problema de Berlín que estaba debilitando sería mente la economía llevándola al borde del colapso.

Pero para que Alemania Oriental, pudiera ejercer eficazmente el control sobre sus fronteras, debía ser reconocida como un estado por las potencias occidentales. Este objetivo fue apoyado por Nikita Jrushchov que el 10 de noviembre de 1958, advirtió sobre la cancelación del estado de las cuatro potencias sobre Berlín, mejor conocido en occidente como el Ultimátum de Jrushchov:

1959 --- First secretary of the Communist Party of the Soviet Union and premier of the Soviet union Nikita Khrushchev. --- Image by © Bettmann/CORBIS

“Los imperialistas quieren que la cuestión alemana se convierta en una fuente continua de tensión internacional (…) Hay que decir abiertamente que no sólo no han eliminado el militarismo de Alemania Occidental, sino que por el contrario son sus principales impulsores (…) Hablando del canciller Konrad Adenauer y el ministro de Defensa, Franz Josef Strauss , el armamento nuclear de la Bundeswehr y las diversas maniobras apuntan a una clara tendencia política en los círculos gobernantes de Alemania Occidental (…) Obviamente, ha llegado el momento de que los poderes que firmaron el Acuerdo de Potsdam, renuncien a los remanentes de su régimen de ocupación en Berlín y así den la oportunidad de crear una situación normal en la capital de la República Democrática Alemana. La Unión Soviética a su vez transferirá a Berlín todas las funciones que correspondan a las autoridades soviéticas para que la República Democrática Alemana pueda ejercer su soberanía”. — Nikita S. Jruschov, Discurso del 10 de noviembre 1958 en el Palacio de Deportes de Moscú.

Berlin 1985La noche del 13 de agosto de 1961, comenzaron a levantarse vallas con alambre de púas y otras barreras fronterizas sellando a todo Berlín Occidental. Su construcción fue aprobada 2 días antes en la Volkskammer (Cámara del Pueblo) de la RDA.

Mientras los poderes mundiales negociaban y discutían sobre el futuro geopolítico de Alemania y el estatus de Berlín, el Muro se concibió discretamente. Al despertarse la mañana del 13 de agosto, la población de ambos lados de la ciudad se encontró con un perímetro de 155 kilómetros acordonados con alambre de púas, pronto se convertiría en el famoso Muro de Berlín. Rodeando este nuevo entramado fronterizo, se levantaron 302 torres de observación y llegó a estar vigilado por 11.000 soldados. Willy Brandt, que era el alcalde socialdemócrata de Berlín y futuro canciller, llamó a la construcción “El Muro de la Vergüenza. Este término rápidamente se hizo popular en los medios occidentales, no obstante en la RDA se convirtió en el “El Muro de Protección Antifascista, dando a entender que no se trataba únicamente de garantizar la seguridad de las fronteras internas del país. La mayor parte de las demarcaciones fronterizas entre Este y Oeste apenas comenzaban a tomar forma en Berlín oriental, en general, el muro no eran más que vallas de alambre.

El 15 de agosto de 1961, Conrad Schümann, un guardia de frontera de la RDA, tenía la orden de coordinar la vigilancia de las barreras que se construían, pero tras varios minutos de permanecer dubitativo; decidió aprovechar la oportunidad y escapó únicamente saltando una pequeña alambrada. Luego subió a un vehículo de la policía de Berlín Occidental desde donde lo vieron venir y ya esperaban por él para luego desaparecer en el sector francés. Tiempo después Schümann aclaró la razón de su escape: Tenía ganas de comer un sándwich de salchicha”.

vopo_springt_ullstein_nummerEscape del guardia de fronteras Conrad Schümann, 15/08/1961, Berlín Occidental, RFA. Foto: Peter Leibing

El suceso fue capturado por el fotógrafo Peter Leibing y terminó por convertirse en un acto simbólico que en occidente intentaron asociar con el triunfo de su sistema político. Pasaría a conocerse como el célebre ‘Salto a la libertad’. Se trataba del primer desertor oficial del Ejército Popular Nacional en la República Democrática Alemana. Schümann se mudaría a Baviera, en la República Federal Alemana, ahí rápidamente consiguió un trabajo y un lugar dónde vivir, pero según él mismo; vivió con el temor a sufrir represalias por parte de la Stasi.

Tras la caída del muro decidió regresar al lugar donde nació en Sajonia, pronto se dio cuenta de que ahí su escape no tenía la misma popularidad, ni la percepción que habría tenido en millones de salas de cines al rededor del mundo occidental. Incluso su propia familia tenía una opinión muy negativa sobre él y esto no cambió ni pasados varios años de la desaparición de la RDA. Schümann fue considerado un paria por muchos de sus antiguos amigos y vecinos. Incapaz de soportar el ostracismo de la sociedad; entró en una profunda depresión y decidió suicidarse el 20 de junio de 1998 en su casa de Baviera. A pesar de sufrir este rechazo, Schümann fue inmortalizado con un monumento en su memoria, inspirado en el instante de su salto histórico. Así Conrad Schümann está en los libros de historia, pero en Alemania del este aún hay quien lo ve como un traidor pese a todos los cambios políticos y económicos que trajo consigo la reunificación.

Apenas ocho días después, en el Puesto de Control Charlie ocurría un incidente que pudo desatar la Tercera Guerra de una manera pasmosamente fácil. Los guardias fronterizos de la RDA, responsables de la vigilancia del muro habían impedido el paso a un diplomático estadounidense y pedido sus papeles de identificación. Esta era una tarea que las autoridades alemanas no tenían permitido hacer, tanto las de la parte Este respecto a los aliados occidentales; como las del Oeste respecto a los soviéticos.

DPA_ARP2354844Reunión de los tanques en el Puesto de Control Charlie, 27/10/1961. Foto: DPA.

Estados Unidos reconocía sólo la autoridad de la Unión Soviética en Berlín, pues no consideraban a la RDA cómo un estado y ahora los guardias de fronteras germano orientales les restringían su derecho de libre acceso al sector soviético. Entonces la Policía Militar Estadounidense intentó reafirmar este derecho escoltando el vehículo hacia Berlín Oriental.

La situación se volvió muy tensa y los militares soviéticos que no conocían los pormenores del incidente; vieron un claro intento de incursión militar por parte de EE.UU. en su sector. Inmediatamente dieron la orden de llevar sus tanques al puesto de Control Charlie para dar seguridad a su sector. A su vez esta reacción, también fue percibida y respondida de igual manera por las autoridades militares estadounidenses en el lugar.

Los tanques soviéticos y los estadounidenses estaban frente a frente a una distancia de 200 metros como máximo, listos para disparar. Para muchos esta fue una de las situaciones más peligrosas de toda la Guerra Fría, el escenario impensable de una guerra entre EE.UU. y la URSS en el sentido más literal.

“Era consciente de que estábamos estacionados en el posible epicentro de una guerra mundial termonuclear y si la Tercera Guerra se desataba; seguramente yo sería una de las primeras víctimas”. — Vern Pike, Teniente del Ejército de EE.UU. con base en el Puesto de Control Charlie.

Paradójicamente la Crisis de Berlín que había iniciado mucho antes de la construcción del muro; finalmente acabaría luego de esta peligrosa reunión de los tanques. Durante tres días la paz del mundo estuvo pendiendo de un hilo, pero la situación obligó a las partes a llegar a un acuerdo beneficioso para todos.

Desde la perspectiva de los aliados; el Muro de Berlín vino a ser un factor de estabilidad internacional y una garantía de paz. Resolvió el problema de los refugiados sin infringir los derechos de ocupación de los aliados. El presiente estadounidense John F. Kennedy estaba aliviado porque el muro también significaba que la Unión Soviética no tenía planes de conquistar el Berlín Occidental. Claramente el presidente Kennedy no podía dejar ver su punto de vista ante el público, pero para los medios occidentales también supuso un éxito político sin precedentes en su guerra mediática contra el comunismo.

Guardia de fronteras cargan el cuerpo sin vida de Peter Fechter, 17/08/1962, Muro de Berlín, RDA. Foto: DPA

El 17 de agosto de 1962, el trabajador de la construcción de 18 años de edad Peter Fechter, se atrevió a intentar escapar del Muro de Berlín y fue disparado por guardias fronterizos de Alemania Oriental. El incidente despertó una ola de indignación en todo el mundo porque Fechter no fue auxiliado ni de un lado ni del otro a pesar de pedir ayuda durante 50 minutos en tierra de nadie. Los guardias de ambos lados tenían prohibido el acceso a la zona y cuando finalmente se presentó el oficial encargado ya era muy tarde, Peter Fechter había muerto desangrado tras una hora de agonía.

Los berlineses occidentales que se habían congregado en el lugar protestaron al grito de ‘asesinos’, mientras el cuerpo era retirado por guardias orientales y occidentales. En marzo de 1997, los ex guardias de la RDA, Rolf Friedrich y Erich Schreiber, fueron declarados culpables de la muerte del joven y condenados a un año de prisión, que cumplieron en libertad bajo custodia.

“Cualquiera que intentara cruzar la frontera estaba violando la ley, era un criminal y tenía que ser retenido por todos los medios posibles, por supuesto que nadie dijo que debíamos disparar a matar, pero si lo hacíamos ciertamente era aprobado y aceptado por el estado”. — Ingo Bethke, soldado del Ejército Popular Nacional y desertor.

El 26 de junio de 1963, el presidente Kennedy realizó una visita a Berlín Oeste en ocasión del decimoquinto aniversario del Bloqueo de Berlín y aprovechó la oportunidad para intentar demostrar el apoyo moral simbólico de su gobierno hacia los berlineses que ahora estaban divididos. La visita fue otro éxito mediático sobre todo por el discurso que ofreció en el edificio Rathaus Schöneberg de Berlín Oeste.

La frase más célebre del discurso, hace referencia a una expresión de orgullo muy utilizada dentro del Imperio Romano ‘Soy Un Ciudadano de Roma’ que también fue citada de la siguiente manera:

John F. Kennedy in Berlin 1963“Hace dos mil años el alarde más orgulloso era ‘Civis Romanus Sum‘. Hoy, en el mundo de la libertad, el alarde más orgulloso es ‘Ich bin ein Berliner‘. ¡Agradezco a mi intérprete la traducción de mi alemán!

Hay mucha gente en el mundo que realmente no comprende, o dice que no comprende, cuál es la gran diferencia entre el mundo libre y el mundo Comunista. Dejad que vengan a Berlín. Hay algunos que dicen que el Comunismo es el movimiento del futuro. Dejad que vengan a Berlín. Y hay algunos pocos que dicen que es verdad que el Comunismo es un sistema maligno pero que permite nuestro progreso económico. Lasst sie nach Berlin kommen Dejad que vengan a Berlín. (…) Todos los hombres libres, dondequiera que ellos vivan, son ciudadanos de Berlín. Y por lo tanto, como hombre libre, yo digo estas palabras con orgullo ‘Ich bin ein Berliner‘”. John F. kennedy, Presidente de EE.UU. (1961-1963).

Los berlineses occidentales comprendieron el sentido del discurso al escuchar a Kennedy pronunciar la frase en alemán ‘Ich bin ein Berliner’, y lo interpretaron como una muestra de solidaridad y apoyo hacia ellos. La frase luego se convirtió en parte del culto histórico hacia la figura del presidente Kennedy, quién apenas cinco meses más tarde sería brutalmente asesinado en su propio país en circunstancias nunca esclarecidas por las autoridades.

No obstante, Kennedy fue uno de los presidentes de EE.UU. que más importancia dio al entendimiento como principio para la coexistencia pacífica entre los gobiernos de ambas superpotencias. Llegó incluso a instalar el famoso teléfono rojo, una linea de comunicación directa entre el Kremlin y la Casa Blanca, puesto en funcionamiento luego de la Crisis de los Misiles en Cuba de 1962. Esta postura hacia la Unión Soviética, sumada a su política interna contra la segregación racial y su campaña de persecución a los negocios de la mafia; le habían hecho ganar numerosos enemigos dentro de EE.UU.

En 1965, inició el desarrollo del siguiente tramo en la generación de paredes para un muro de hormigón. Es a partir de ahí que el muro se consolidó hasta llegar a su desarrollo final en 1975 con un diseño estructural muy avanzado. Esta expansión final del muro, conocido como Grenzmauer (muro fronterizo) tomó 5 años en construirse. Se componía de alrededor de 45.000 unidades de hormigón, cada una de 3,6 metros de altura y 1,2 metros de largo.

El costo necesario para mantener en funcionamiento el muro está estimado en alrededor de 3,638 millones de dólares, lo cuál representaba una enorme carga para la economía de Alemania Oriental. Algunos tramos de la estructura estaban armados con secciones débiles de modo que el Ejército Soviético pudiera romperlas e invadir Berlín occidental en el caso de una guerra. La parte interna del muro consistía en un área muy amplia que permitía una muy buena visibilidad, además estaba reforzada con malla de alambres, vallas de señales, trincheras, perros policía, camas de clavos (césped de Stalin), 116 torres de vigilancia y 20 búnkeres militares.

West Berliners at a memorial to East Germans who died trying to flee East Berlin, 1977Berlineses occidentales visitan un monumento a los alemanes orientales que murieron tratando de huir hacia Berlín Occidental, 01/11/1977. Foto: Patrick Jarnoux/Paris Match Archive.

A lo largo de 40 años murieron 163 personas en el Muro de Berlín, otras 371 murieron en la frontera interalemana. También están documentadas las muertes de 27 guardias fronterizos, 7 de ellos en el Muro de Berlín. La mayoría fueron asesinados por otros guardias desertores o por fugitivos armados.

Muertes ocasionadas por el muro entre el periodo 1961 y 1989 por año:

e43b94510ad1487232bdc73eb7321b3b

Fugitivos que lograron huir a la RFA entre el periodo 1961 y 1989 por año:

999277f506308557ef178536c464f4ae

Los espacios vacíos sobre el número de fugitivos se deben a falta información.

Según una investigación llevada a cabo en 1992 por el estado alemán las víctimas totales rondarían las 1,000 muertes. Esta cifra incluiría la muerte de los guardias de fronteras (Grenzpolizei, Grenztruppen y la Deutsche Volkspolizei) por parte de fugitivos, las muertes desertores de la Guardia de fronteras de la RDA y del Ejército Soviético, sumados a las muertes por ahogamiento y muertes por infartos cardíacos ocurridas en la frontera. De esta manera la cifra total de muertes en el muro llegaría a 255 y en la frontera alcanzarían los 872.

En la actualidad se intentan esclarecer las causas exactas de cada una de las muertes ocurridas tanto en el Muro de Berlín, como en antigua frontera interalemana. Mientras tanto unos 5,075 lograron escapar exitosamente, 574 eran desertores de las fuerzas armadas.

Chris Gueffroy, es considerado la última víctima del muro. El joven de 20 años y su amigo Christian Gaudian dieron por cierto el rumor de que las autoridades de la RDA, habían anulado la orden de disparar en el Muro, pero la orden seguía vigente y Chris murió de un balazo en el corazón, mientras su amigo, fue detenido por los guardias.

Documentos desclasificados, revelan que existía un plan de mejora estructural para el nuevo milenio. En el que se contemplaba el uso de contramedidas no letales, accionadas automáticamente para inmovilizar a cualquier fugitivo antes de llegar a la franja de control. A pesar de todo esto y en lo que a tasas de mortalidad se refiere, el Muro de Berlín ni siquiera se aproxima a otras estructuras de contención que funcionan actualmente en el mundo y que causan la muerte de cientos de personas en un solo año.

El Muro de Berlín dejó de existir de una manera totalmente fortuita. En una conferencia de prensa, el ex-funcionario del Partido Socialista Unificado de Alemania Günter Schabowski anunció la liberalización del régimen de viajes, señalando que a partir de entonces las personas no tendrían que presentar solicitudes para salir. A la pregunta de cuándo entraría en vigor la nueva normativa, respondió que “inmediatamente”. Más tarde aquel mismo día, el 9 de noviembre, el Gobierno de la RDA intentó retractarse y convencer a las personas de formar una cola en la oficina de migración al día siguiente, pero ya era muy tarde. Tanto los medios occidentales como miles de ciudadanos, habían interpretado la noticia de manera literal.

Policemen in Berlin, Fall of the Berlin WallOficiales de Policía de la RDA y la RFA, intercambian flores en Berlín, 9 de noviembre de 1989. Foto: © Sven Simon.

El líder de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov se encontraba en Moscú, y poco antes declaraba que cada nación “puede escoger libremente su propio sistema político y social” y que Moscú “respetaría el derecho de todos los pueblos a la autodeterminación”. Horas más tardes de la apertura de las fronteras, personas armadas con martillos y cinceles intentaron arrancar un trozo de historia para llevárselo de recuerdo.

Niños de Alemania Occidental en edad escolar que se dirigían a la escuela, pasan a través del muro de Berlín y hablan con dos guardias fronterizos de Alemania del Este, 14 de noviembre de 1989 en Berlín, Alemania. Stephen Jaffe / Getty Images.

Las tropas se pusieron en estado de alerta máxima, pero nadie dio la orden de disparar y se retiraron la noche siguiente. Después de la reunificación, muchos guardias de frontera serían marginados por las nuevas autoridades y estarían condenados a vivir en el desempleo forzoso a pesar de contar con el apremio de la historia al no haber hecho uso de sus armas ese 9 de noviembre.

Mientras la mayor parte de los puestos de control fueron desmantelados por los occidentales, los alemanes orientales también desafiaban a los guardias fronterizos. Para evitar el choque, los oficiales empezaron poco a poco a dejar pasar a la gente abriendo las puertas.

Sería una noche que nadie en el mundo olvidaría jamás y un suceso que muchos medios intentarían manipular posteriormente, en un intento de falsificar la historia para crear corrientes de opinión política favorables a determinados intereses.

Boy Holding Portrait of Gorbachev

Tras la caída del muro de Berlín, Gorbachov restó importancia a su protagonismo sobre todos estos acontecimientos, en una conversación que mantuvo en 2009 con Hubert Védrine, quién fuera Ministro de Asuntos Exteriores de François Mitterrand, definió la Caída del Muro como “un árbol que cae porque su tronco está podrido”.

La modestia de Gorbachov ha sido aprovechada por las grandes cadenas televisivas para establecer distintas versiones sobre catalizadores alternativos que presuntamente dieron lugar a la caída del muro. En especial se menciona la actuación del presidente de EE.UU. Ronald Reagan, y su famoso discurso de 1987 frente al Muro de Berlín, también el Papa Juan Pablo II quién entonces tenía cierta influencia sobre el movimiento político Solidaridad, una agrupación anticomunista y católica que intentaba combatir el régimen mediante la desestabilización económica del país, en suma este movimiento también estaba financiado por la administración de Reagan, pero habían fracasado en todos sus intentos. Más recientemente David Hasselhoff protagoniza el documental “El Muro Cayó con una canción” y reclama su papel en la historia afirmando que fue gracias a su canción Looking for freedom, por citar algunos ejemplos.

El Muro de Berlín es una estructura históricamente indefendible desde el punto de vista moral, pero más allá de su carácter deshumanizante o su potencial propagandístico; es una estructura que sigue generando gran interés a nivel histórico e incluso monetario.

Algunos segmentos del muro han llegado a ser vendidos por más de US$ 4.000 dólares, mientras otros se han subastado por más de US$ 900,000.

El antiguo obrero de Alemania Occidental Volker Pawlowski tuvo una mejor idea y compró 150 metros del muro con el objetivo de explotar económicamente su potencial turístico e histórico. Todavía hoy se dedica a la venta de pequeños fragmentos a modo de souvenirs cuyos precios van desde los 4 a los 6 dólares, dependiendo del tamaño, la demanda permanece constante.

También están quienes lo consideran el mayor lienzo de la tierra, convirtiendo un símbolo de represión en un espacio de expresión artística al aire libre único en el mundo al que llaman La Galería del Este. A otros les resulta fascinante su papel simbólico en la historia del siglo XX, y también están los ingenieros y diseñadores que lo considera formidable desde un punto de vista meramente estructural.

Fragmentos del Muro de Berlín certificados y listos para su venta, agosto de 1991. Foto: Ken Schwarz/Flickr/Creative Commons.

Por regla general los medios de difusión occidental, al igual que varios mandatarios; consideran que el muro debe ser utilizado como un símbolo asociado con el comunismo y recordarlo como el muro de la vergüenza. Pero algunos de estos medios afirman que se enfrentan a un problema: estos fragmentos del muro no transmiten a las nuevas generaciones la sensación de amenaza y el miedo, por lo que consideran necesario un proceso de ‘re-orientación’ mediante el uso de técnicas digitales y audiovisuales para lograr los objetivos de percepción requeridos.

Entre los alemanes de a pie existen otras percepciones, como la de que es parte de su identidad cultural e igual de importante que la Puerta de Brandeburgo por ejemplo. Este mismo tratamiento reciben otros símbolos de la época comunista tales como la torre de televisión de Alexander Platz (Berlin Fernsehturm), construida por la RDA en 1969. Queda claro que muchos alemanes y en especial los berlineses, se sienten identificados con el muro y desean que sus restos permanezcan exactamente en su lugar.


La Galería del Este

7888051760_4b86a62b55_oPerspectiva de la Galería del Este, Berlín Alemania. Foto: El-Moe/Flickr/Creative Commons.

Poco después de la caída del muro, el lado oriental formado por la barrera de hormigón de 3,6 metros de altura permanecía impoluto, una mujer heredó un terreno con 120 kilómetros de muro en el distrito berlinés de Friedrichshain e hizo que fuera decorado por distintos artistas, así nació lo que sería la Galería del Este (East Side Gallery).

arte_eastsidegallery_esMapa de la Galería del Este/Berlin.de
A pesar de que había grandes obras de arte en el muro, no mucha gente firmó su autoría. Las obras de arte más controvertidas fueron retiradas porque causaron malestar entre el público, la razón de tanta controversia se debió en su mayoría a que eran consignas políticas contra el estado de Alemania Federal y muchos otros países alrededor del mundo. Desde comienzos de los años 80’s, el muro ya era un lugar donde el público expresaba sus creencias sobre diversos temas. Pronto fue declarado patrimonio artístico, pero actualmente el mercado especulativo de la vivienda, amenaza su existencia por el valor de los terrenos por los que cruza.
De todas las obras de arte plasmadas en el Muro de Berlín, probablemente el mural más célebre de todos sea el realizado por el artista ruso Dmitri Vrúbel en 1990. Mejor conocido como ‘Beso entre hermanos’, es una representación realista basada en la fotografía de Régis Bossu. La imágen fue capturada en Berlín Este el día 7 de octubre de 1979 durante el 30 Aniversario de la RDA. En la composición aparecen Leonid Brézhnev y Erich Honecker besándose en la boca.

Conviene aclarar que el beso que Brézhnev y Honecker se dieron en 1979 carece de connotación sexual alguna. Se trata de una muestra de hermandad, una costumbre extendida en Rusia y otros países como muestra de confianza mutua entre dos personas.

Esta costumbre es poco convencional en el mundo occidental, por lo cuál resulta fácil malinterpretar el gesto y atribuirle una conducta relacionada con la homosexualidad, pero en realidad no tiene nada que ver el tema. Por esta razón la obra de Vrúbel se conoce como ‘Beso entre hermanos’ o también por la leyenda en ruso y alemán que tiene en la parte inferior: “Mein Gott, hilf mir, diese tödliche Liebe zu überleben” («Dios mío, ayúdame a sobrevivir a este amor mortal»). Incluso en 1990 el mural fue apreciado positivamente por los miembros del antiguo Comité Central del SED en lo que todavía era Alemania Oriental, recibiendo a su vez mucha atención de la prensa de Alemania Occidental.

Para el 20 aniversario de la caída del muro, todos los murales estaban muy dañados, pero Vrúbel y los demás artistas fueron convocados para que restauraran sus obras, para ello utilizaron pinturas muy resistentes al deterioro y generalmente demostraron el perfeccionamiento que han tenido sus técnicas artísticas desde 1990. En abril de 2014 Vrúbel regresó a Berlín para limpiar los grafitis de su mural, dejándolo presentable en ocasión del 25 aniversario de la caída del muro.

Murales de la Galería del Este:

(Clic en la imagen para ver descripción)

La revisión de la historia

Casi un cuarto de siglo después, lo que queda del muro de Berlín nuevamente está siendo destruido, pero esta vez es a favor de los intereses inmobiliarios especulativos y contra de la voluntad de los berlineses. Un tramo de 25 metros que contiene algunos de los grafittis más famosos a orillas del Río Spree; fue desmantelado en 2013. Las operaciones se realizaron durante la noche para evitar reacciones en contra, sin embargo desataron protestas a las que asistieron más de 6,000 personas.
El 27 de marzo de 2013, unos 250 policías fueron apostados para garantizar la seguridad de las operaciones de desmantelamiento a pesar de las protestas. Otras secciones de hormigón nuevamente fueron retiradas para ser llevadas a otro lugar mientras se termina de construir un apartamento de lujo de 36 pisos. Finalmente se logró paralizar la destrucción y ganar tiempo para buscar otra alternativa que garantice la conservación de la estructura.

Algo similar ocurrió con el antiguo Palacio de La República (Palast der Republik), un edificio construido a comienzos de la década de 1970 y sede de la Cámara del Pueblo (Volkskammer) hasta 1989. Cuando se anunciaron los planes para su demolición, se sucedieron numerosas protestas de los ciudadanos y algunas personalidades famosas e influyentes.
Entre los que se oponían a la destrucción estaba el actor Daniel Brühl, protagonista del filme Good Bye Lenin!, la actriz Sandra Bullock, y los partidos políticos alemanes Die Linke (La Izquierda) y Los Verdes, pero todo intento de detener la destrucción del edificio fue en vano. Comenzó a ser demolido a partir del 6 de febrero 2006 para construir un centro comercial con la fachada del antiguo Palacio Real de Berlín.
El edificio tenía un diseño arquitectónico bastante futurista incluso para nuestro tiempo, además, su diseño interior, permitía transformar su plataforma de cámara parlamentaria a sala de actos culturales resultando muy útil para diversos tipo de eventos. Luego de ser cerrado al público en 1993, se determinó que existía contaminación por asbestos dentro de la estructura, finalmente la contaminación fue removida en 1998, sin embargo la decisión estaba tomada y claramente no dependía de cuestiones técnicas, ni mucho menos del deseo de los ciudadanos.
La reconstrucción del antiguo palacio de la aristocracia prusiana no se realizó, las obras fueron paralizadas por falta de fondos debido las medidas de austeridad en Alemania. Actualmente donde antes estaba el Palacio de la República ahora hay un amplio terreno baldío y ha sido acondicionado a modo de jardín, mientras tanto los materiales extraídos del antiguo Palacio de la República, fueron reutilizados para construir la Torre de Dubai, un imponente edificio de 5 km de altura destinado a representar el poder de la monarquía árabe sustentada en el petróleo. Son sólo 2 ejemplos que ilustran bien una política que no sólo se limita únicamente a Alemania.


La RDA y la reunificación de Alemania

La República Democrática Alemana fue establecida el 07 de octubre de 1949, como un estado socialista cuyo gobierno estaba liderado por el Partido Socialista Unificado (SED). En 1971 Erich Honecker fue nombrado Primer Secretario del Comité Central del SED. Un año después se firmó el tratado inter-alemán de reconocimiento mutuo, lo cual allanaba el camino para el reconocimiento de la RDA por parte de Occidente. A partir del 29 de octubre de 1976, Honecker fue nombrado Presidente del Consejo de Estado de la RDA.

230812honeckerErich Honecker, líder de Alemania Oriental, 1971-1989.

Con Honecker como jefe de estado, la RDA logró conseguir un alto grado de estabilidad social y económica. La pérdida de personas calificadas que huían a occidente, se convirtió en algo del pasado. A pesar de esto, algunos grupos todavía deseaban huir a occidente y pensaban en las posibilidades que existían ahí. Este fenómeno se debía en parte gracias a las prohibiciones, las restricciones a la libertad de movimiento y la vigilancia estricta de los aparatos de seguridad del estado sobre los ciudadanos.

En la década de 1970, la RDA jugaría un destacado papel a nivel internacional iniciando con la Nueva Política del Este (Neue Ostpolitik). Willy Brandt y Walter Scheel participaron en un acercamiento. Se firmó el Tratado de Moscú, considerado como una muestra de amistad entre RDA y la RFA, según este acuerdo, las dos alemanias se reconocían mutuamente como estados soberanos e independientes y se preparaban para tener su propia representación en la ONU.

Alemania Oriental concedió facilidades de desplazamiento, sobre todo para los grupos jubilados y pensionistas, también se concedió el derecho de hacer visitas a los ciudadanos alemanes occidentales de las regiones cercanas a la frontera. Pero el acuerdo también exigía la repatriación de los viajeros de la RDA que no estuvieran dispuestos a regresar y la República Federal no cumplió esta ley aludiendo a que violaba su constitución.

Exceptuando a la propia Unión Soviética, el desarrollo de Alemania Oriental era superior al de los demás países del bloque y no se limitó únicamente al aspecto político y económico, sino que también fue la segunda potencia olímpica del mundo, tambien sólo superada por la URSS, pero muy por encima de todos los países occidentales.

El 26 de agosto de 1978, Sigmund Jähn, ciudadano de la RDA, se convirtió en el primer alemán en volar al espacio, lo hizo a bordo de la Soyuz 29, como parte del programa espacial soviético INTERCOSMOS. Un acontecimiento que fue celebrado con igual entusiasmo en las dos alemanias.

Raumfahrtausstellung Sigmund Jähn, primer alemán en volar al espacio en su traje Sokol, 26.08.78. Foto: DPA

Desde la inmensidad del espacio vi a la tierra, la aurora boreal, su ambiente de aspecto frágil, los amaneceres que seguían rápidamente uno tras otro – estas imágenes permanecerán grabadas en mi memoria para siempre. Desde ahí una cosa está clara: Este planeta no es tan grande como para que los humanos no terminen por destruirlo con su afán de lucro. Sigmund Jähn, primer alemán en volar al espacio en 1978.

Luego del golpe de estado contra Salvador Allende en Chile, la RDA se convirtió en un refugio para  aquellos que intentaban escapar de las torturas y asesinatos que se estaban perpetrando por orden de Augusto Pinochet. Desde mediados de la década de 1970, la RDA estaba recibiendo a centenares de exiliados políticos y opositores chilenos. Entre los refugiados estaba la actual presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien estudió alemán en la Universidad Karl Marx de Leipzig, se casó y tuvo su primer hijo, luego decidió regresar a Potsdam con su marido para retomar sus estudios de medicina en la Universidad Humboldt de Berlín en la RDA, al igual que muchos de sus compatriotas en el exilio.

1868342“Para nosotros, chilenos que veníamos de una situación de dictadura, muchos de los cuales estuvieron a punto de perder la vida – en el caso mío, quiero decir que todos fuimos acogidos de una manera extraordinaria, tuvimos oportunidad de hacer nuestras familias, de estudiar, de desarrollarnos y, por lo tanto, sólo nos corresponde decir gracias”.

Michelle Bachelet, Presidenta de Chile.

En América Latina, la RDA desarrolló excelentes relaciones bilaterales con los países no alineados, en especial con Cuba. Un pequeño ejemplo de esta relación ocurrió el 20 de junio de 1972 cuando el gobierno de Cuba traspasó una parte de su territorio a la RDA, se trataba de la aún hoy conocida cómo Ernst-Thälmann-Insel (Isla Ernesto Thälmann). Luego de la re-unificación alemana, este territorio habría quedado en una situación legal bastante similar al caso de Crimea en la Ucrania independiente, pero las nuevas autoridades de Alemania no hicieron ningún reclamo territorial sobre la isla, sin embargo algunos empresarios alemanes mostraron interés en apropiarse del territorio, actitud que indignó al gobierno cubano.

Castro, Landkarte Kubas überreichtBerlín 19 de junio de 1972: Fidel Castro entrega un mapa de Cuba a Erich Honecker. El mapa muestra una isla a la que se ha nombrado ‘Ernst Thälmann’ y en la zona sur se llama ‘Playa RDA’. Foto: Peter Koard/Bundesarchiv.

“Guardo hacia Honecker el sentimiento más profundo de solidaridad”. — Fidel Castro, Reflexiones 2012.

Comenzando el año 1980, la RDA jugó un papel excepcional en Nicaragua durante la Revolución Sandinista, resultando su apoyo decisivo en el éxito del proceso de Alfabetización Nacional emprendido por el gobierno. La iniciativa se llevó a cabo en medio de la guerra financiada por el presidente de EE.UU. Ronald Reagan; pero los resultados superaron toda expectativa y obtuvieron un reconocimiento por parte de la ONU. Asimismo la RDA apoyó a movimientos populares en África que luchaban contra la colonización, tal y como ocurría en Sudáfrica, cuando Nelson Mandela era un terrorista para los gobiernos de las potencias occidentales.

Halle-Neustadt-1975Bloques de apartamentos públicos prefabricados, Halle-Neustadt, RDA, 1975. Foto: © Thomas Hoepker.

En política interior, los ciudadanos disfrutaban de muchos beneficios sociales, la alimentación, la vivienda, el trabajo y la universidad estaban garantizados por el estado. Las organizaciones comunistas también fomentaron en la sociedad un rechazo absoluto hacia el fascismo y la extrema derecha en todas sus variantes. Quizás por ello aún se mantiene activas muchas organizaciones antifascistas cuyo origen tiene relación con la RDA, permitiendo que Alemania sea uno de los países de Europa donde el racismo y las agrupaciones neonazis, son menos toleradas en comparación con otros países de Europa.

2012-07-22_Berlin-Hohenschoenhausen

Sala de interrogatorios de la Stasi en Berlin-Hohenschoenhausen. Foto: Wikimedia Commons

El estado mantenía un estricto control sobre la sociedad por medio del Ministerio para la Seguridad del Estado, mejor conocido cómo la STASI, autodenominada como ‘la espada y el escudo del partido’. Esta policía secreta era la encargada de reprimir la disidencia política y garantizar la estabilidad del sistema en la RDA.

Hacia 1985, la Stasi tenía más de 200,000 informantes y colaboradores, además habían establecido un sistema sumamente sofisticado para hacerle frente a cada uno de sus objetivos por separado.

Tan sólo el archivo de la Stasi esconde muchos secretos a día de hoy inaccesibles para el público. Está compuesto por alrededor de 1,6 millones de fotos, diapositivas y negativos, distribuidos a lo largo de 111 kilómetros de estanterías, que también incluyen 15,500 bolsas de documentos secretos triturados y actualmente en proceso de restauración.

Los archivos revelan el grado en que la Stasi mantuvo control sobre unos seis millones de personas, esto supone más de un tercio de la población de la RDA. En ellos también se detalla la política exterior del país, sus relaciones con otros países socialistas en Europa, África, Asia y América Latina, así como operaciones de inteligencia llevadas a cabo en el extranjero.

La mayoría de los expertos coinciden en que en ese entonces los métodos de vigilancia de la STASI era muy superiores a los de la CIA o la KGB. No sería sino hasta principios del milenio cuando la NSA logró organizar un aparato de vigilancia digital masiva con resultados similares, con la diferencia de que la NSA no discrimina eficientemente sus objetivos, ni tampoco se limita al ámbito doméstico, sino que realiza un espionaje a nivel global.

Con respecto a los interrogatorios de sospechosos, los archivos demuestran que la STASI también tenía un carácter muy opuesto a los usados hoy por los países occidentales, ya que generalmente no se enfocaban en obtener una confesión, sino más bien en determinar si los individuos decían la verdad. Para ello se valieron de sofisticados métodos conductuales en los que no tenían ningún contacto físico con el interrogado, sin embargo los resultados efectivos dan que pensar sobre las implicaciones éticas y morales de sus esquemas de presión psicológica para doblegar a los individuos que mentían.

Glasnot y Perestroika

En 1985 Mijaíl Gorbachov fue nombrado Secretario General del PCUS en la Unión Soviética, su nombramiento significó un triunfo para la facción reformista dentro del partido, quienes impulsaban una renovación del régimen y el fortalecimiento institucional y económico del país. Las reformas de Gorbachov planteaban cambios concretos: la liberalización de la actividad política, libertad de expresión y discusión, estimulando la confianza de los medios de comunicación para criticar al gobierno soviético, esta política fue conocida como la Glasnot (Ru: Гласность/Transparencia).

Михаил Горбачев - 1985 год ПортретMijaíl Gorbachov, Secretario General del PCUS. Foto: APN.

Por otra parte era necesario aumentar la producción y la competitividad de la economía, para lo cual se diseñó un plan de apertura económica orientado al libre mercado que cambiaría la economía planificada por una economía de mercado en la que se permitía nuevamente el derecho a la propiedad privada para estimular la competitividad económica a nivel internacional.

Esta política fue conocida como la Perestroika (Ru: Перестройка/Reestructuración). La perestroika contemplaba una transición de la economía soviética que sufría un estancamiento desde 1965 debido a un modelo económico que no resultaba lo suficientemente sostenible. Según este plan, para estimular el crecimiento económico de la URSS, era necesario un aumento de la producción que debía ser reorientada al libre mercado.  Esta reforma en particular trajo graves consecuencias socio-económicas que afectarían al país, incluso mucho tiempo después de la desaparición de la Unión Soviética.

El 25 de febrero de 1986, durante XXVII Congreso del Comité Central del PCUS, Mijaíl Gorbachov presentaba su informe político en el que reflexionaba sobre estas reformas de la siguiente manera:

“Cualquier intento de convertir la teoría por la que nos guiamos en una colección de esquemas y recetas petrificadas, útiles en todas partes y para todas la ocasiones de la vida; contradice del modo más resuelto la esencia y el espíritu del marxismo-leninismo”. Posteriormente hacía referencia en la siguiente cita:

“Marx y Engel se burlaban con razón de quienes se limitaban al aprendizaje mecánico y a la simple repetición de fórmulas que, en el mejor de los casos, sólo sirven para trazar tareas generales, que cambian necesariamente de acuerdo con las condiciones económicas y políticas concretas de cada fase particular en el proceso histórico. — Vladimir I. Lenin, Reformador del marxismo y fundador del primer estado socialista del mundo.

world-nuclear-power-1985-SPPara que las reformas tuvieran éxito, era necesario reducir la producción de armamentos y promover una política de desarme global.

El proceso de reformas dio inicio en 1986, sin embargo, para ese entonces la URSS poseía una cantidad superior a 45,000 ojivas nucleares y la cifra iba en aumento. Una parte de los misiles de alcance mediano y corto estaban emplazados en Alemania Oriental, mientras que los misiles estratégicos activos se encontraban distribuidos en silos a lo largo del vasto territorio de la Unión Soviética.

Al año siguiente, el 8 de diciembre de 1987 las unicas dos superpotencias del mundo, EE.UU. y la URSS; firmaban un tratado que permitió la reducción sustancial de los misiles nucleares de corto y mediano alcance. Esto resultaría ser un paso muy importante en la búsqueda del desarme nuclear, no obstante y de manera simultánea, otras potencias nucleares sólo buscaban desarrollar aún más la capacidad de sus arsenales.

Las reformas pronto tuvieron un impacto en la política exterior de la Unión Soviética hacia los países del Pacto de Varsovia. Durante su visita a Berlín Oriental, Gorbachov dejó claro que la política y el futuro de la RDA, no se decidiría más desde Moscú, sino en Berlín y además  el Ejército Soviético ya no utilizaría la fuerza para intervenir en la situación interna del país. Esta postura de Gorbachov en Alemania Oriental fue similar para otros países del bloque socialista, en especial Polonia, Hungría y Checoslovaquia, considerados aliados estratégicos de la URSS y en los cuáles el Ejército Soviético tenía una presencia militar muy importante.

16-bigFrontera de Alemania Oriental en 1987. Foto: © Las Fronteras Perdidas / Brian Rose.

El 30 de mayo de 1987, Mijaíl Gorbachov, y su ministro de Asuntos Exteriores, Eduard Shevardnadze se reunieron con Erich Honecker. Los manuscritos en las actas de esta reunión muestran que en realidad fue Gorbachov quien por primera vez propuso la conveniencia de “abrir las fronteras” y concretamente de “abrir los pasos del Muro de Berlín” argumentando que dicha acción obtendría un impacto positivo.

El 12 de junio de 1987, con motivo de la celebración de los 750 años de Berlín, el presidente de EE.UU. Ronald Reagan visitó la ciudad y ofreció un nuevo discurso en el que se dirigió con tono solemne a Mijaíl Gorbachov “Sr. Gorbachov, derribe este muro”, pocos tenían la verdadera esperanza de que sus peticiones fueran escuchadas, y mucho menos realizadas.

US-Präsident Reagan in Berlin 198712 de junio de 1987, Ronald Reagan, Presidente de los Estados Unidos, pronuncia su discurso en la Puerta de Brandeburgo. Foto: © Klaus Lehnartz/Bundespresseamt

Para ese momento, Alemania al igual que Europa, llevaba casi cuarenta años dividida en dos bloques aparentemente irreconciliables. Las palabras también fueron convertidas en algo simbólico y su llamado a Gorbachov ganó enormes cotas de popularidad debido al desarrollo de los acontecimientos, por esta razón muy a menudo los medios occidentales intentan mostrar el discurso como uno de los eventos más influyentes o incluso un probable catalizador de la caída del muro.

El 07 septiembre de 1987, Erich Honecker visitó Alemania Occidental convirtiéndose en el primer jefe de estado de la RDA en hacerlo. El canciller Helmut Kohl habló con él muy respetuosamente y los habitantes de su ciudad natal Neunkirchen en Saarland lo saludaron con pancartas que decían: ‘Bienvenido, Erich’. Aquí es donde se dio un emotivo discurso en el que Honecker dijo que un día las fronteras ya no dividirían al pueblo de Alemania.


Este viaje a Alemania Occidental fue recibido como otro gran avance en la consolidación de la RDA cómo país y su reconocimiento a nivel internacional, era la primera vez que un líder de Alemania Oriental visitaba Alemania Occidental.

Sputnik: Selecciones De La Prensa Soviética. Prohibida en la RDA desde noviembre de 1988. Foto: Archivo.

Selecciones De La Prensa Soviética. Prohibida en la RDA a partir de noviembre de 1988. Foto: Archivo.

Mientras tanto en la RDA, las autoridades se preocuparon por las reformas que estaba emprendiendo Gorbachov, el mismo Honecker se había negado a ellas categóricamente, e incluso se llegó a imponer una censura sobre las nuevas publicaciones y filmes que informaban sobre los cambios que tenían lugar en la Unión Soviética.

Esta medida también fue aplicada en otros países con influencia soviética donde varias de las políticas impulsadas por Gorbachov fueron tachadas de revisionistas. Desde la URSS se había fomentado la crítica pública a Stalin. La superpotencia llegó incluso a presentar una disculpa oficial a Polonia por la Masacre de Katyn, entre otros temas históricos, también se dio inicio varias investigaciones internacionales sobre presuntos crímenes que involucraban a la NKVD ocurridos en ese mismo período.

Durante años los líderes de Alemania Oriental se habían acostumbrado a mantener una política coordinada bajo dirección de la Unión Soviética y ahora esta los dejaría tomar decisiones de forma independiente, pero también reduciría drásticamente su apoyo, por ello muchos de los aliados de la URSS en el mundo se sintieron simplemente abandonados en su lucha. El 11 de noviembre de 1988, Honecker definió su sistema como ‘Socialismo de Colores’, un proyecto distinto con que distanciaba del que la URSS había iniciado en 1985.

Las reformas de Gorbachov también habían motivado al régimen comunista de Hungría a realizar cambios. Para marzo de 1989, el primer ministro húngaro Miklos Nemeth, recibió la autorización de Gorbachov para desmontar las barreras fronterizas y la vigilancia electrónica a lo largo de la frontera con Austria.

En particular este cambio en Hungría supuso una esperanza para muchos alemanes que deseaban huir a Alemania Occidental por diferentes razones. Aprovechando las vacaciones en Hungría de septiembre de 1989, cerca de 6,000 alemanes consiguieron refugiarse en la embajada de la RFA en Budapest. Ahí se les concedió una nueva ciudadanía alemana y las autoridades de Hungría les permitieron salir.

Gyula Horn, quien era ministro de Asuntos Exteriores húngaro, declaró que su país había ‘suspendido provisionalmente’ el acuerdo de 1969 con la RDA que les obligaba a devolver a los ciudadanos a su país de origen. Las autoridades de la RDA vieron esto como una grave intromisión en sus asuntos internos y una violación de los tratados internacionales. De inmediato acusaron a Hungría de violar sus obligaciones como aliado, en este aspecto Gorbachov estuvo a favor de la RDA y presentó la denuncia, pero no hubo respuestas. Entonces se les prohibió a los alemanes orientales viajar a Hungría.

DDR-Übersiedler in deutscher Botschaft in PragSeptiembre de 1989: Cientos de alemanes del Este se refugian en la Embajadas de Alemania Occidental en Praga como habían hecho en Budapest y otras capitales de Europa del Este. Foto: DPA.

Aquellos que todavía deseaban huir a Alemania Occidental volvieron su atención hacia la vecina Checoslovaquia e intentaron nuevamente buscar refugio esta vez en la embajada de la RFA en Praga. Unos 4,000 alemanes orientales ocupaban la embajada de Alemania Occidental y su situación era muy penosa. Las autoridades soviéticas convencieron a Honecker de que les permitiera salir y este puso como condición que debían renunciar a su ciudadanía y pasar por Dresde en el territorio de la RDA. De esta manera Honecker buscaba hacer valer la soberanía de Alemania Oriental. La noche del 30 de septiembre de 1989 los trenes salieron hacia Alemania Occidental.

zugRefugiados salen de Praga hacia Hof en la RFA haciendo escala en Alemania Oriental. Foto: Colección privada.

Muchos otros alemanes orientales decidieron quedarse y exigir cambios, en específico sobre la libertad de movimiento y organizaron protestas masivas cada lunes en Leipzig. En virtud de la situación política interna que se estaba viviendo los miembros del Comité Central del partido Socialista Unificado de Alemania (ZK der SED); decidieron que era necesario llevar a cabo las reformas que los manifestantes demandaban ya que el descontento no hacía más que aumentar.

El 7 octubre de 1989 Gorbachov visitó Berlín en ocasión del 40 aniversario de la RDA. Según sus propias palabras: “Estaba claro para mí durante las fiestas, que el socialismo en la forma que se vivía en la RDA, era moribundo” dijo. Más recientemente en la mesa redonda “1989-2009: Europa en Transición” que tuvo lugar en Moscú. Gorbachov diría que “Honecker había perdido el momento en que las transformaciones en el sistema todavía eran posibles”.

107906993Erich Honecker y Mijaíl Gorbachov en la celebración del 40 aniversario de la República Democrática Alemana, Berlín, RDA, 7 de octubre 1989. Foto: © Sven Simon.

Durante todo el transcurso de las celebraciones se dieron varios disturbios. En lugar de seguir los protocolos, los jóvenes alemanes recibieron a Gobachov al grito de Gorbi!y Gorbi, hilf uns!” (Gorbi ayúdanos!), de igual forma hubieron manifestaciones ante el hoy desaparecido Palacio de la República en donde se celebraba el 40 aniversario con una cena de gala, cientos de manifestantes se reunían a protestar y los intentos de reprimirlos con agentes encubiertos resultaron infructuosos. El último mensaje de Gorbachov a los dirigentes comunistas alemanes fue: “es la voluntad del pueblo alemán la que debe ser expresada”. Para Honecker, Gorbachov estaba traicionado al socialismo, posteriormente lo tildaría de canalla.

El 18 de octubre de 1989, debido a las crecientes protestas y la huida masiva de alemanes hacia Occidente, Erich Honecker fue destituido de sus cargos por un grupo del Politburó de Alemania Oriental y sustituido por Egon Krenz.

botschaftEdificio de la Embajada Soviética en Unter den Linden, Berlín, Alemania Oriental. Foto: DPA

El 9 de noviembre de 1989 la embajada de la Unión Soviética en Berlín Oriental, presentó la aprobación del gobierno en Moscú, para el nuevo esquema de viajes, lo hizo por vía telefónica el Embajador del Comité Central del PCUS. La RDA había presentado la petición dos días antes, pero el 7 y 8 de noviembre se celebraba el 72 Aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre. Los soviéticos asumieron que estaban a favor de abrir los pasos fronterizos de manera permanente a los alemanes orientales y dispusieron que este trámite ya no debía realizarse por medio de terceros países.

0,,1388917_4,00Günter Schabowski, que era miembro del politburó fue el encargado de conducir la conferencia de prensa en la que se anunciarían las nuevas regulaciones. Sin embargo, él no había estado en la junta de la cual surgió la decisión, por esa razón al preguntar los reporteros sobre cuándo entrarían en vigor, él respondió: “De inmediato”.

Las declaraciones de Schabowski fueron vistas y escuchadas en la televisión, pronto miles de berlineses orientales se dirigieron a los puestos de control en el este de Berlín para comprobar lo que habían escuchado. Los guardias fronterizos no tenían órdenes de dejarlos pasar, tampoco lograron comunicarse con el mando central, pero aun así decidieron no utilizar la fuerza para reprimir a las masas de ciudadanos que se concentraban exigiendo sus nuevos derechos.

El embajador soviético en Berlín Oriental, Igor Maximichev estaba preocupado por la situación dada la facilidad con que todo podría salirse de las manos como fruto de los nervios. Más tarde diría:

“Ninguno de los funcionarios de la RDA nos llamó, y tampoco pudimos hablar con ninguno de ellos por teléfono. Teníamos la impresión de que todos los dirigentes de la RDA habían sido tragados por la tierra”.

El diplomático soviético también había seguido los acontecimientos por la televisión en el programa Tagesthemen y dijo sentirse aliviado de que no hubiese disparos ni violencia. Estos habían sido los momentos más dramáticos de toda su carrera – recordaría más tarde

BUNDESARCHIV 011Incontables ciudadanos de la RDA cruzan en coche el puesto fronterizo en el puente Bornholmer para llegar a Berlín Occidental la noches del 09 y 10 de noviembre de 1989. Foto: © imago/epd

Muchas personas en Occidente, temían que ocurriera una re-unificación de Alemania. El presidente francés Francois Mitterrand llegó varias veces a Moscú para hablar de este tema con las autoridades soviéticas. La primera ministra británica Margaret Thatcher abogaba directamente contra la unificación, que aparentemente vendría a poner en peligro el principio de la inviolabilidad de las fronteras de posguerra en Europa que estaban consagradas en el Acuerdo de Helsinki de los años 70’s “. En el caso de EE.UU. sólo dio la luz verde para la reunificación; cuando se hizo evidente que sus aliados estarían a la cabeza de una Alemania reunificada.

BUNDESARCHIV 01418 de marzo de 1990, primeras elecciones multipartidistas en la RDA para elegir la ‘Cámara del Pueblo’. Foto: © imago/epd

La situación cambió el 18 de marzo de 1990, cuando “Alianza para Alemania” resultó victoriosa en las elecciones al nuevo Parlamento de Alemania Oriental de forma bastante rápida. Se trataba de un bloque de partidos de derechas, que fue apoyado por el canciller alemán Helmut Kohl, y que pidió una asociación inmediata con los términos políticos de la RFA. No obstante la “Alianza para Alemania” había recibido un total de 48 % de los votos y no representaba una mayoría absoluta. Los socialdemócratas que habían sido cautelosos sobre la reunificación, obtuvieron el 21.8 % y el Partido del Socialismo Democrático (PDS) recibió un 16.3 %. Sin embargo, Kohl y las autoridades estadounidenses desestimaron estos resultados y dispusieron realizar cambios en la RDA que favorecerían sus intereses, así la RFA terminaría privatizando la economía de la RDA.

ruins05_lgTrabant destruido cerca de Nordbahnhof, Berlín 1990. Foto: © Las Fronteras Perdidas / Brian Rose.

Para julio de 1990 se había iniciado la reforma monetaria en la RDA y con el nuevo marco alemán los ciudadanos disfrutaron de un mayor poder adquisitivo, pero los sectores económicos de Alemania del Este sufrieron grandes pérdidas con la revalorización de la moneda. Los tipos de cambio crearon condiciones muy desfavorables que afectaron la competitividad de los productos de la RDA en beneficio de aquellos provenientes de la RFA; disminuyendo el precio de las importaciones y encareciendo el de las exportaciones.

Puesto que habían conseguido una mayoría en el parlamento de la RDA, la política se planeó en virtud de acelerar la unificación de los dos estados alemanes y la integración de la nueva Alemania unificada en la OTAN. El 3 de octubre de 1990 Alemania fue oficialmente reunificada bajo control de las autoridades occidentales, pero la integración de Alemania Oriental en los ámbitos sociales, políticos y económicos aún no se ha logrado alcanzar.

Германия становится единой страной.Gracias, Gorbi! 3 de octubre de 1990. Foto: Boris Babanov / RIA Novosti

Pocos años más tarde de su reunión distendida con Honecker en 1987, el ahora canciller de la Alemania unificada Helmut Kohl, insistió en la extradición de Honecker que en 1991 se encontraba refugiado en Moscú. Honecker fue extraditado por Boris Yeltsin y regresó a Berlín para ser juzgado por genocidio. En el juicio aceptó su responsabilidad política en relación a las 49 muertes ocurridas en el muro durante su mandato, pero al mismo tiempo declaró que el muro era una consecuencia de la escalada de tensión durante la Guerra Fría y que de no haber sido construido, el conflicto pudo intensificarse y ocasionar una “tercera guerra mundial con millones de muertos”.

“Me correspondió el privilegio de observar su conducta cuando tuvo que pagar amargamente la deuda contraída por aquel que vendió su alma al diablo por unas pocas líneas de Vodka”. — Fidel Castro, Reflexiones 2012.

También argumentó que este juicio en su contra obedecía a razones puramente políticas y que de no ser así, también habría que enviar a juicio a los responsables de las víctimas en la Guerra de Vietnam o por la tasa de suicidios en los países occidentales, continuó. Según Honecker, la RDA había demostrado que el socialismo puede ser posible e incluso que es mejor que el capitalismo.

Former East German leader Erich Honecker (2nd L) cErich Honecker habla con sus abogados Friedrich Wolff, Wolfgang Ziegler y Nikolas Becker durante su juicio por genocidio, Berlín Alemania, 17/12/1992. Foto: DPA

En 1992 la salud de Honecker se deterioraba rápidamente, tenía cáncer de riñón y un tumor en el hígado, su esperanza de vida era de 2 años como mínimo, pese a esto el tribunal de Berlín rechazó todas las apelaciones presentadas por la defensa. El 12 de enero de 1993 la Corte Suprema concluyó que la causa penal contra Honecker no tenía una razón justificable dado que se trataba de un moribundo bajo arresto que con toda seguridad no viviría para escuchar su sentencia, lo que lo convertía en un objeto de las políticas públicas. Al día siguiente Honecker voló a Santiago de Chile para reunirse con sus familiares amigos.

“Indudablemente se perdió el equilibrio de fuerzas en el mundo. En este periodo lleno de graves consecuencias para el género humano, la dominación de los EE.UU. que ahora es clara y abierta, no habría podido realizarse sin los cambios sobrevenidos en el mapa político europeo. Lo mismo ocurre con la participación brutal del aparato militar estadounidense en la consecución de sus objetivos políticos”. — Herich Honecker, 1992 desde la prisión de Moabit.

990224495270Erich Honecker se reúne con su esposa y ex ministra de educación de la RDA; Margot Honecker, luego de su arribo a Santiago de Chile el 14 de enero de 1993. Foto: DPA

Durante el cumpleaños número 66 de su esposa, Honecker dio un discurso en el que lamentaba que sus camaradas regresaran a la prisión de Moabit por “desafiar al enemigo de clases”, él ya había sido encarcelado ahí en 1935 por la GESTAPO por negarse a repudiar el comunismo y condenado a 10 años de trabajos forzados por “alta traición”, un cargo del que volvía a ser acusado nuevamente.

El discurso concluyó con las palabras: “El socialismo es lo contrario de lo que tenemos ahora en Alemania, por eso quiero decir que nuestros hermosos recuerdos de la RDA dicen mucho del diseño de una nueva sociedad justa, y a esto queremos permanecer fieles para siempre” sostuvo. Hasta el último día de su vida; Honecker se mantuvo fiel a las convicciones que desde joven se había formado, murió a la edad de 81 años el 29 de mayo de 1994, sus cenizas fueron enterradas en Santiago, capital de Chile.


La ‘tentación’ ya no está en el oeste

Luego de una década con incontables esfuerzos por fingir que la RDA jamás existió; ha surgido un fenómeno que hace sobresalir muchas cosas del este. Se trata de la Ostalgie, (añoranza por la vida en el antiguo régimen), en alemán una combinación entre Este y Nostalgia. Para muchos esto podría parecer un disparate, pero incluso ha logrado pasar por encima de algunas regulaciones impuestas por la Unión Europea. La demanda por cosas que recuerdan a la RDA, en varios casos ha forzado la continuidad de su producción y convertido algunos objetos que fueron comunes en Alemania Oriental; en clásicos inmunes al paso del tiempo. Fenómenos similares han surgido en otros países del antiguo bloque oriental, especialmente en la antigua Unión Soviética.

Entre estos productos está Trabant, el automóvil de la RDA, fabricado en la ciudad de Zwickau por la planta automotriz Sachsenring desde 1957 hasta 1991 y siendo el modelo 601 uno de los más célebres. No sólo era el coche más popular y barato, sino también el símbolo de la motorización colectiva, sin embargo para adquirirlo había que apuntarse a una lista y esperar hasta 10 años, o acudir al mercado negro. El Trabant consta de un motor de dos cilindros a dos tiempos, tiene un diseño compacto y es muy resistente, un automóvil hecho para durar toda la vida.

71815086Trabant P601 modelo 1984 cerca de la puerta Brandeburgo, Alemania. Foto: Culture Car / Getty Images

Como el acero era una materia prima escasa y muy cara de importar para Alemania del Este, los fabricantes desarrollaron un nuevo material para las carrocerías que fue llamado Duraplast, un compuesto de resina reforzada con fibras del algodón: a medio camino entre la ‘Formica’ y la ‘Baquelita’.

El Trabant se había convertido en producto de exportación a otros países incluso fuera del Bloque Socialista. La traducción en alemán del Trabant es “compañero de viaje” (similar a Sputnik en ruso), popularmente lo llamaron “Trabbi”, fue el automóvil que acompañó a los alemanes orientales gran parte de su vida en la RDA y los llevó en uno de sus viajes más importantes a través de los puestos fronterizos donde su presencia quedó permanentemente asociada con la historia.

Desde la caída del muro, el Trabant ha sido constantemente actualizado y personalizado. Esta enorme carga nostálgica llevó a algunos a presentar una nueva versión del Trabant muy atractiva durante el Salón del Automóvil de Fráncfort en septiembre de 2009. Este modelo de Trabant es eléctrico, posee una batería en lugar de su ruidoso motor, junto a un panel solar en el techo, lo que disminuye significativamente el grado de contaminación y el consumo de combustible, pero también aumenta considerablemente su precio.

A mediados de la década de 1990, la revista alemana Der Spiegel, publicó una encuesta en la que preguntaban a los nuevos lectores su opinión sobre lo mejor y lo peor comparando la nueva Alemania con la antigua RDA. Las respuestas de los alemanes orientales resultaron increíbles para los lectores en el oeste. Con la excepción del nivel económico, la RDA fue puesta en lo más alto en todos los puntos, en lo referente a la seguridad de las personas, la educación y la atención sanitaria Alemania reunificada no podía competir con la RDA. Probablemente esto pueda explicar la prevalencia en Alemania del partido Die Linke (La Izquierda), sucesor del antiguo SED (Partido Socialista Unificado de Alemania), que ha logrado hacerse con gran parte del electorado tradicionalmente del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD).

Fenster_im_Staatsrat‘Historia del Movimiento Obrero Alemán’ (1964), vitral de Walter Womacka en el antiguo edificio del Consejo de Estado de la RDA. Foto: Tom Spree / Creative Commons

Stamps_of_Germany_(DDR)_1964,_MiNr_1028Desde hace más de medio siglo, un pequeño hombrecillo nacido en la RDA de la mano de Gerhard Behrendt; acompaña a los niños alemanes ayudándolos a dormirse y deseándoles las buenas noches. Es Sandmann (El Hombre de Arena), el personaje preferido por la niñez alemana, más cariñosamente conocido como Sandmännchen.

Los niños de la RDA veían a Sandmann por primera vez en televisión el 22 de noviembre de 1959, fue entonces cuando el simpático personaje comenzó a acumular fanáticos. También hizo su aparición en las estampillas postales de la República Democrática Alemana que se imprimieron con motivo del Día del Niño en 1964. Para ese entonces Sandmann ya contaba con una gran cantidad de pequeños seguidores. Los niños alemanes occidentales también crecieron amando a esta pequeña y adorable marioneta que realizaba su vida en medio de admirables propósitos junto a varios de sus amigos.

sigmund_jahn_sandmannchen_kosmische_hochzeitSandmann a bordo de la Estación Espacial Soviética Salyut 6 junto a Masha y el resto de la tripulación. Foto: Kowalski

Las televisoras occidentales mostraron interés en el programa y en 1966 con la llegada de la televisión en color a la RDA, los creadores se esforzaron mucho por mejorarlo. Sandmann comenzó a lanzar polvo dorado, viajó por el mundo y visitó otros países socialistas como la URSS, Cuba o Vietnam, también tripulo la nave Soyuz y de hecho Sandmann literalmente viajó al espacio junto a Sigmun Jähn en 1978. En esa ocasión se realizó una boda cósmica espontánea entre Sandmann y Masha, una muñeca que había viajado junto al cosmonauta soviético Vladimir Kovalyonok, pero el episodio no fue transmitido en ese momento por temor a lo que pensarían los niños sobre este serio cambio.

En Alemania Occidental habían intentado reproducir la idea creando una versión occidental de apariencia más moderna, pese a ello, el Sandmann de Alemania del Este era el que gozaba de una enorme popularidad a ambos lados de la frontera e incluso era visto en Suiza, Austria, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega entre otros países.

Sandmann

En 1990, tras la caída del Muro de Berlín y la reunificación de Alemania, los productos de consumo de la RDA y sus medios de entretenimiento; fueron rápidamente usurpados por mercancías occidentales. Las producciones de la RDA que habían logrado escapar a la occidentalización estaban contadas, incluyendo un popular vino espumoso llamado Rotkäppchen, el pequeño semáforo de peatones conocido como el Ampelmännchen, y tal vez la exportación más bella de Alemania Oriental, era el Sandmännchen. Fue entonces cuando algunas personas en Alemania pidieron la desaparición de la serie, al ser esta un icono de la extinta RDA, pero la población alemana rechazó fuertemente tales pretensiones y Sandmann sobrevivió imponiéndose a los intereses políticos.

Sandmann es una de las pocas ‘importaciones del este’ que no sólo sobrevivió, sino que prosperó en la Alamania unificada derrotando a su contraparte occidental, aunque esta tendencia tan despiadada en realidad no viene de Sandmann. También alcanzó la fama en la gran pantalla cuando apareció en 2003 en la conmovedora e internacionalmente exitosa película alemana Good Bye Lenin!, protagonizada por Daniel Brühl, un joven del este que poco después de la caída del Muro de Berlín sigue tratando de convencer a su enferma madre de que nada ha cambiado. Brühl comparte un momento con Sandamnn en la conmovedora película con algunos niños de Berlín Occidental, que son felizmente inconscientes de la nostalgia que él siente por un episodio particular en el que Sandmännchen es astronauta (véase el vídeo de abajo).

Canción de Sandmann (subtítulos en áreas disponibles en Alemán y Español)

Su presentación comienza con una melodía, sigue con una historia corta y tras diez minutos, al término de cada episodio, el personaje lanza su arena mágica en dirección a los niños, para enviarles así a los dulces sueños y a las 19 horas (7 de la noche), la mano de una marioneta dice “Gute Nacht”: buenas noches en alemán.

Según la cadena alemana Deutsche Welle, cada vez más ciudadanos admiten que la antigua República Democrática Alemana tenía algunas ventajas frente a su “hermana” capitalista. Es tanto así que más del 90% de los alemanes occidentales hubieran querido adoptar, por ejemplo algunas características del sistema escolar de la Alemania socialista. En la RDA los niños compartían 10 años de escuela, mientras que en la RFA son separados luego del cuarto año de primaria en tres distintos niveles escolares. Esto significa que el rendimiento escolar de los alumnos de 9 años de edad; decide sobre su futuro académico: si podrá algún día hacer el bachillerato y acceder a un estudio universitario; o deberá conformarse con un oficio técnico.

Kindergarten Children at a PlaygroundNiños en la edad de Kidergarten juegan en un parque de Dresde, RDA. Foto: © Owen Franken/Corbis

Otra clara ventaja del este sobre el oeste era su sistema de guarderías infantiles estatales que permitía sobre todo a las mujeres, realizarse profesionalmente sin tener que renunciar a la maternidad. Las escasas guarderías en Alemania occidental y las dificultades que ello implica asustan a muchas parejas a tal grado que desisten de la idea de formar una familia.

A diferencia de Estados Unidos, donde las guarderías en su mayoría se mantienen a través de transferencias directas de dinero por parte de los padres (un negocio); en Alemania son un servicio público administrado por la municipalidad o por organizaciones subvencionadas sin fines de lucro. Los niveles de cobertura, sin embargo, han diferido ampliamente entre el este de Alemania (la antigua República Democrática Alemana) y los estados del oeste de la República Federal.

tumblr_mtr853tFxd1s7f3fyo1_1280Niña de Alemania Oriental durante la siesta en una guardería colectiva, mientras sus padres trabajan, RDA. Septiembre de 1974. Foto: © Gordon Gahan.

A lo largo de la historia de la RDA, el gobierno de Alemania Oriental apoyó firmemente el uso de la guardería institucional para niños de todas las edades. Aparte de los propósitos ideológicos, el objetivo principal del gobierno era establecer la compatibilidad entre la crianza de los hijos y el trabajo de las madres. En la década de 1980, las guarderías estaban disponibles para aproximadamente el 80% de los lactantes y niños en edad escolar. La disponibilidad de establecimientos para niños en edad preescolar era tan alta como el 95%, y el costo de la atención para los padres era insignificante.

Por el contrario, la situación en la República Federal de Alemania era – y aún es – muy diferente. Desde su nacimiento, la crianza de los hijos se considera principalmente responsabilidad de la madre, los servicios de guardería, especialmente para los niños de muy corta edad, han sido limitados y las guarderías que ofrecen atención durante todo el día sólo en raras ocasiones permanecen disponibles.

Los datos del Instituto Alemán de la Juventud muestran que los índices de provisión en el cuidado de niños del este de Alemania; no cayeron dramáticamente después de la unificación. Este hallazgo es algo sorprendente, dado que muchas guarderías cerraron en ese momento debido a que los subsidios del gobierno central se interrumpieron. La explicación es que las tasas de natalidad se redujeron en cerca de la mitad en los primeros años después de la reunificación. (De hecho, la tasa global de fecundidad para los estados alemanes en el este fue de 0,8% a mediados de la década de 1990). En consecuencia, las tasas provisionales de guarderías en el este de Alemania todavía exceden los niveles occidentales varias veces más (ver Tabla 1).

child-care-germany-table-001

child-care-germany-table-0002

En el oeste de Alemania por el contrario, no ha habido cambios sustanciales en la situación de las guarderías. Incluso para las que ofrecen el cuidado la mitad del día, aún son sólo para niños de 4 a 6 que ya asisten al preescolar.

Bev_DDR¿Qué consecuencias ha tenido la situación en las guarderías después de la reunificación, en cuanto a las oportunidades para las mujeres, especialmente las madres que participen en la fuerza laboral del país? Los padres en el este de Alemania demandan cada vez menos la atención de sus hijos en guarderías que están potencialmente disponibles. Una explicación para esto es la alta tasa de desempleo entre las mujeres de Alemania del Este, que ha llevado a un cambio del cuidado institucional, al cuidado maternal. Por esta razón, es probable que el número de guarderías disponibles se reduzca aún más. En tiempos con mejores perspectivas en el mercado laboral, las madres alemanas del este ya no estarán en una mejor posición que sus homólogas occidentales para asegurar la crianza de los hijos y un empleo remunerado a consecuencia de la situación actual.

0163675993Representación de Erich Honecker en los semaforos de la RDA cuya retirada fue impedida por los alemanes orientales. Foto: Marcus Lindström / Getty Images.

En parte la popularidad de la RDA, por así decirlo, tiene un carácter intelectual. Junto con su historia, la antigua y fuerte tradición socialista radical fue perseguida en Alemania durante la década de 1990. Christa Wolf, la escritora más interesante y misteriosa de la RDA escribió uno de los estudios artísticos más profundos y más despiadados sobre la época nazi, lo hizo en la década de 1970 y la novela se llamó “Los patrones de la niñez” (Kindheitsmuster). Pero en la década de 1990 fue atacada porque había sido miembro del SED de Honecker. Las declaraciones de la escritora de que se había unido al partido con el fin de desarrollar las ideas de izquierda anti-fascistas, no ayudaron a detener la persecución política.

Ya sea que los alemanes políticos de hoy en día lo acepten o no; la historia de la RDA también es parte de la identidad de Alemania. Los intentos de rechazar esta historia y tacharla de “antidemocrática” no sólo son inútiles, sino que más bien llevan a la idea de que la democracia alemana en sí misma pierde popularidad en varios aspectos ante el socialismo germano-oriental. El filme alemán ‘Good Bye Lenin!’, galardonado cómo mejor película europea, refleja esta situación y ofrece una amplia perspectiva que ayuda a comprender este fenómeno sociocultural presente en Alemania.

good-bye-lenin13rDaniel Brühl en una escena de Good Bye Lenin! (2003). Foto: © FilmAffinity.

De acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew en Washington, en 1991, el 91 % de los alemanes apoyaban la transición a la democracia, mientras que en la actualidad esta proporción es del 85 %. La situación en países como Ucrania es aún peor, donde la misma proporción se ha reducido a un 42 %, cuando en 1991 fue de un 72%, pero ahora sólo el 30% de los ciudadanos apoyan la democracia multipartidista, al punto de derrocar gobiernos legitimamente electos mediante el uso de la fuerza. Probablemente la responsabilidad no es de la ‘democracia’ en sí, sino de la extraña interpretación que hacen algunos políticos de la misma, un fenómeno similar ocurre con el término ‘libertad’.

Las dos Alemanias

En la actualidad la caída del muro es un evento de importancia histórica para el pueblo alemán en su conjunto, pero al lado de la importancia el componente económico por regla general se intenta dejar de lado. Con la unificación de Alemania, Helmut Kohl prometió un florecientes paisaje de porvenir que a día de hoy no existen. En este contexto el número de publicaciones sobre la economía en la prensa alemana cada vez son menos en comparación con hace 15 o 10 años.

Tras la eliminación de las divisiones fronterizas, surgieron divisiones sociales, económicas y culturales entre este y oeste. Alemania occidental y en especial en el antiguo sector occidental de Berlín, también sufrió un impacto económico negativo tras la caída del muro. Hacia 1989 Berlín Occidental era una ciudad con 2 millones de habitantes y la RFA le proveía un subsidio exclusivo de unos 17,000 millones de dólares anuales. Según cifras estatales de ese año, el desempleo en Berlín Occidental era de 10,2 %, superando los índices de desempleo de toda la RFA que eran del 8,2 %, esto incluía unos 20,000 alemanes orientales recién emigrados a la parte occidental en busca de oportunidades.

La caída del muro de Berlín en sí, era una imagen memorable que dominó las noticias por un tiempo, pero las expectativas de que Alemania iba a jugar un papel importante en Europa y en todo el mundo no se han materializado. En 1992 se hizo evidente que no sería así, Alemania trató con sus problemas internos, principalmente económicos.

La situación política se volvió aún más tensa en noviembre de ese año. Björn Engholm, líder del SPD, abogaba por cambiar la constitución y restringir la inmigración en el país, pocos días después, extremistas de derechas; cometieron actos de violencia contra los inmigrantes y solicitantes de asilo. Los atentados en Mölln al norte de Alemania causaron la muerte de tres personas, dos de ellas niñas. Al año siguiente finalmente se logró la enmienda constitucional que restringió la inmigración y el asilo por razones políticas.

Berlín Occidental había dejado de ser la famosa Vitrina del Mundo Libre y la tolerancia, la reunificación de Alemania no costaría decenas, sino cientos de miles de millones de dólares, paralelamente los subsidios desaparecieron por completo en cuestión de unos pocos años. En los primeros cinco años, la fusión y la búsqueda de la unión económica fue todo un éxito, por esa razón, tras 10 años, en Alemania existía una cierta expectativa optimista sobre el proceso de reunificación. Quince años más tarde se hizo evidente que la unificación se había desacelerado dentro de Alemania del Este y existía polarización en el país.

La brecha social existente se ha logrado mantener estable e incluso la región de Sajonia ha logrado un cierto nivel de prosperidad, sin embargo los problemas económicos en el este subsisten. Hay menos propietarios, y sus negocio son pequeños. Sólo un 3% de las empresas con una facturación mayor a 250 millones de euros tienen sede en el este del país. Esta situación se traduce en un mayor desempleo, menores ingresos, y muchas de las más prosperas ciudades de Alemania Oriental han visto reducida su población en más de un 70% por la falta de perspectivas en el nuevo sistema.


El fin de la bipolaridad

Hacia finales de 1989 los regímenes comunistas de Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Bulgaria y Rumanía cayeron y fueron reemplazados por gobiernos liberales mediante elecciones pluralistas. Lo sucesos ocurridos en este periodo revelaron la debilidad de los gobiernos comunistas en Europa del Este al no contar con el apoyo de la Unión Soviética y también pusieron en evidencia la gran fuerza de los nacionalismos separatistas siendo Alemania el único país que se unió, mientras otros desaparecieron y se fragmentaron.

Desmontaje de las barreras fronterizas entre Este y Oeste, Checoslovaquia, Diciembre de 1989. Foto: Gerard Fouet / AFP / Getty Images.

Yugoslavia era el único país de Europa del Este que derrotó a la Alemania Nazi sin la ayuda de la Unión Soviética. Hasta entonces había sido un país muy desarrollado a nivel económico y su política era totalmente independiente de la Unión Soviética al igual que China o Albania.

Tras la muerte de Tito el 4 de mayo de 1980, Yugoslavia pasó a ser gobernada por una junta comunista formada por 8 miembros, representantes de las 6 repúblicas federadas y las 2 provincias de Serbia; Kosovo y Vojvodina. En 1984 Sarajevo fue sede XIV Juegos Olímpicos de Invierno, fue la primera vez que se organizaban unos juegos olímpicos de invierno en un país socialista y la segunda vez en juegos olímpicos en general después de Moscú 1980, lo que vino a demostrar el progreso alcanzado por Yugoslavia.

Los conflictos étnicos, no tardaron en surgir y el nacionalismo se impuso en cada provincia debilitando el sistema socialista vigente. La crisis política surgida por los diferentes intereses nacionales; dio lugar a la fragmentación del país en varios estados y a una sangrienta guerra por el control territorial que terminaría reforzando aún más el separatismo, la violencia y la subsecuente enemistad interétnica.

En Europa del Este los líderes de los nuevos gobiernos aún no habían pedido su salida del Pacto de Varsovia, mucho menos una adhesión a la OTAN. La incertidumbre sobre el futuro que elegirían los ciudadanos de la RDA puso a los líderes europeos y norteamericanos cerca de un todavía mayor conservadurismo. Muchos periódicos occidentales predijeron que los alemanes del este podrían ser liderados nuevamente por los comunistas o que tuvieran un sucesor protestante del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) y se dejaran influenciar por la propaganda anti-capitalista.

La promesa de George H. W. Bush a su homólogo soviético Mijaíl Gorbachov fue la de que “la OTAN no avanzaría ni siquiera un centímetro hacia el este”. En febrero de 1990, antes de la firma del Acuerdo Dos Más Cuatro, Gorbachov había dado luz verde a la unificación de Alemania, pero había que abordar el tema de Alemania y la ampliación de la OTAN. Antes de eso, el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania Hans-Dietrich Genscher, sugirió a su colega británico Douglas Hurd que debería ser declarado públicamente que “la OTAN no tiene la intención de ampliar su territorio hacia el Este”.

El Secretario de Estado de EE.UU. James Baker y el canciller alemán Helmut Kohl entre otros, habían viajado a Moscú para ultimar estos detalles sobre la reunificación de Alemania. Gorbachov tenía la idea de que la Alemania unificada debería ser libre de alineamientos políticos y no ser parte de ningún bloque militar al igual que había ocurrido con la desocupación de Austria hacia 35 años antes. Pero Baker intentó convencer a Gorbachov sobre la idea de una Alemania unificada que estaría dentro de la OTAN, cuyas dependencias no se extendería al territorio de la antigua RDA. En este punto Baker había dejado claro que la organización no tendría ninguna nueva ampliación ni siquiera al este de Alemania y aún fue más específico:

“Si la Unión Soviética acepta la entrada de la Alemania unificada en la organización, la OTAN no avanzará ‘ni un milímetro’ más hacia el este”. — James A. Baker, Secretario de Estado de EE.UU., Moscú 09 de febrero de 1990.

Mijaíl Gorbachov estuvo de acuerdo y mantuvo una postura firme al respecto afirmando lo siguiente:

“Ciertamente, cualquier expansión de la zona de influencia de la OTAN hacia el este sería inaceptable”. — Mijaíl Gorbachov, Presidente de la URSS, Moscú 09 de febrero de 1990.

En Washington, el Consejo de Seguridad Nacional, consideraba que no era viable tener una Alemania unificada dentro y fuera de la OTAN, un lineamiento que Baker finalmente aceptó. El presidente Bush se ocupó de persuadir a Helmut Kohl al respecto. Mientras tanto Gorbachov había iniciado la retirada incondicional de alrededor de 2,000,000 de efectivos del Ejército Soviético estacionados en Alemania Oriental.

La reunificación fue declarada el 3 de octubre de 1990, menos de un año después de la caída del muro de Berlín, y con su plena integración en la OTAN. Gorbachov había aceptado lo que en un principio parecía inaceptable y fuera de toda discusión. Fue un total éxito diplomático para Occidente, un proceder que a futuro se le reprocharía mucho a Gorbachov y no solamente dentro su país.

“Gorbachov todavía nos tiene que explicar por qué creyó lo que le dijo Occidente (…) En la época nos comportábamos como si fuéramos amigos de Europa y EE.UU., pero detrás de sus bonitas palabras sobre la creación de una Gran Europa desde el Atlántico hasta el Pacífico, las fuerzas de la OTAN parecen decididas a instalarse en nuestra vecina Ucrania”. — Vladislav Terejov, ex embajador de la URSS en la Alemania Occidental.

Al igual que hoy ocurre con el Escudo Antimisiles de EE.UU. en Europa; ninguna de estas obligaciones contraídas en 1990 con la Unión Soviética, fue ratificada mediante un acuerdo concreto. Naturalmente la parte estadounidense tiene que refutar la existencia de tales garantías que de ninguna manera se corresponden con la estrategia política que han llevado a cabo en el este de Europa.

Bundeskanzler Kohl in der UdSSR (Kaukasus) 199015 de julio de 1990. Mijaíl Gorbachov (c), reunido en el Cáucaso con el canciller alemán Helmut Kohl (d) y Hans-Dietrich Genscher (i) Ministros de Relaciones Exteriores de Alemania, asegura a ambos que la Unión Soviética aceptará el ingreso de Alemania en la OTAN después de la reunificación. Foto: Bundesregierung/Pfeileke.

La OTAN se expandió ya no sólo hacia el antiguo territorio del Pacto de Varsovia, sino al mismo territorio postsoviético, generando una mayor tensión con la Federación Rusa. La actual tensión debido a esta actitud no sólo repercute en la seguridad de las fronteras de Rusia, sino que también afectan el equilibrio de la paridad nuclear que garantiza la estabilidad de la paz en el mundo.
Los estadounidenses y sus aliados europeos idearon en ese momento una fórmula para calmar a la URSS: la de que la ampliación de la OTAN es una extensión de la zona de paz y seguridad, y cuanto más cerca se esté de esta zona, será mejor para usted. Los mortíferos bombardeos que más tarde sufriría la República Srpska en Bosnia o incluso Belgrado y Podgorica, entonces parecían algo impensable.

“Teníamos la esperanza de que la desaparición del Pacto de Varsovia fuera precedida de un nivel diferente de integración de Rusia en la región europea. ¿Que obtuvimos como resultado? La OTAN después de todo, sigue siendo un bloque militar cuyos misiles se dirigen al territorio de Rusia (…) Deseábamos incorporar a Alemania en las estructuras de seguridad paneuropeas, cuya creación fue acordada en la Carta de Seguridad Europea de París en el año 1990, pero una vez que la Unión Soviética se había ido, los países europeos se olvidaron de esta carta. Ellos decían que habían hecho su promesa frente a otro país (la URSS)”. — Dmitri Medvédev, Primer Ministro de Rusia.

Parade Of 7 December On The Red Square On November 7Th,1990Nuevos misiles TOPOL RT-2PM (SS-25) desfilan por la Plaza Roja, Moscú, Rusia, Unión Soviética. 07/11/1990.
Foto: Gerard Fouet / Getty Images.

Con el desmantelamiento de la Unión Soviética en 1991, también culminó la existencia de un sistema bipolar, basado en esferas de influencia equilibradas, además del temor a la aniquilación mutua que todavía existe. El Pacto de Varsovia se vino abajo, al mismo tiempo que caían los regímenes en los países que lo integraban y las tropas soviéticas se retiraron a toda prisa de la RDA, Polonia, Checoslovaquia y Hungría. Entonces los Estados Unidos quedaron cómo la única superpotencia líder a nivel global.

En los últimos 25 años la seguridad del mundo (hablando de cada estado en forma individual) no se ha convertido en algo fiable. Desde 1986, a raíz de la Iniciativa de Defensa Estratégica, también conocida como la ‘Guerra de Las Galaxias’, los Estados Unidos se desvincularon del tratado SATL II, que prohibía construir sistemas antimisiles y en 2002 se desvincularon del SALT I que prohíbe el emplazamiento de estos sistemas en ‘ciertos lugares’. Se afirma que esta es una iniciativa para defenderse de los que el gobierno de Estados Unidos denomina como “Estados Canallas”.

Estados Unidos fue el primer país en desarrollar una bomba nuclear y a día de hoy el único en utilizarlas (contra la población civil de Japón). Al ser la legítima heredera del poderío nuclear de la Unión Soviética; la Federación Rusa es actualmente el país que tiene más ojivas nucleares, con un inventario de aproximadamente de 8.000 ojivas, en tercer lugar se ubica Francia, con 300, y luego China, con 250. Otros países que tienen bombas atómicas son el Reino Unido, la India, Pakistán, Israel y Corea del Norte.

156368537En 2008 antes de recibir el Premio Nobel de la Paz, Barack Obama había prometido “un mundo libre de armas nucleares” e incluso, al año siguiente, firmó con su entonces homólogo ruso, Dmitri Medvedev, un acuerdo mediante el cual Washington y Moscú; se comprometían a reducir en siete años un 30% sus armas estratégicas. Actualmente el Presidente de Estados unidos, ha impulsado un nuevo programa nuclear con un costo que asciende a 1 billón de dólares para los próximos 30 años. En Washington esto se ve cómo una obligación de EE.UU. para hacer frente a lo que consideran como la ‘estrategia expansionista’ de Vladimir Putin en Ucrania, pero también en vista del creciente poderío nuclear de China.

Apenas un mes después de la caída del Muro de Berlín, Bush envió a 26.000 de sus soldados a Panamá, demostrando de esta manera que la política de Estados Unidos utilizaría la fuerza militar en el futuro. A comienzos de los 90 se acercaba el principio del siglo 21 y estas previsiones se hicieron realidad cuando inició la segunda guerra del Golfo.

En 1993 Checoslovaquia también se dividió en dos estados, pero a diferencia de Yugoslavia, este proceso se hizo de común acuerdo entre las partes implicadas y de forma pacífica, cómo resultado surgieron la República Checa y Eslovaquia.

2c624d1d7c96a10332ccf3a0bba29c3a_article630bwUn misil de crucero Tomahawk es lanzado desde de la nave estadounidense Philippine Sea contra blancos en Yugoslavia el 25 de marzo de 1999, el segundo día de la operación de la OTAN. Foto: © AFP

En medio de la Yugoslavia dividida la OTAN intervino de forma unilateral pasando por encima de la ONU. Bajo el liderazgo del general Wesley Clark (Comandante supremo de la OTAN en Europa), se efectuó una serie de bombardeos desde el mar y desde el aire. Alrededor del 20 por ciento del territorio serbio fue escindido bajo el protectorado de la OTAN y convertido en el nuevo estado de Kosovo. Unos 2000 civiles murieron en 1999 durante 78 días de devastadores ataques aéreos emprendidos por la OTAN contra Yugoslavia. Entonces los ciudadanos de un país europeo se acostumbraron a esconderse en refugios antibombas y orar por sus seres queridos. La intervención en supuesta ayuda a los albaneses de origen musulmán intensifico el baño de sangre y las limpiezas étnicas entre las partes, pero sirvió para restablecer la imagen de la OTAN como una organización militar activa.

152482

“¿De qué sirve derribar muros; si sólo pensamos en construir sepulturas? Nos esforzamos en ignorar la tolerancia.” — Mylène Farmer, cantante, compositora, actriz y escritora francesa.

845936d26f9e3ed3d79038ffd909f16d_article630bw

Familiares y amigos de seis trabajadores de la televisión serbia fallecidos en un ataque reciente de la OTAN, se juntan alrededor de los féretros en Belgrado el 26 de abril. Foto: © REUTERS.

Durante los bombarderos de la OTAN no solo fueron destruidas las instalaciones militares de la Fuerza Aérea de Serbia o las empresas de la industria militar, sino también la infraestructura civil del país: puentes, hospitales, fábricas, transporte, centrales eléctricas y líneas de transmisión. Especialmente se destacó el bombardeo y destrucción de la Radio Televisión de Serbia (RTS) por parte de la OTAN. Este medio de comunicación, estaba ampliamente considerado como un órgano propagandístico del régimen de Slobodan Milošević, el general Clark decidió que era un objetivo militar legítimo y ordenó su destrucción. El 23 de abril de 1999, el edificio de la RTS fue bombardeado por un avión Stealth asesinando a 16 personas en el acto. La OTAN posteriormente culparía al régimen por no evacuar las instalaciones civiles que estaban bajo amenaza de posible bombardeo.

Según el antiguo mejor amigo de occidente y defensor de los derechos humanos Alexánder Solzhenitsyn, los crímenes de la OTAN y sus coaliciones en países perpetrados en Yugoslavia, son similares a los de la Alemania Nazi y sus divisiones de aliados fascistas que de igual manera que la OTAN; actuaban por encima de las leyes y organismos internacionales.

TV “Lo peor de lo que está sucediendo hoy en día no es siquiera el bombardeo a Serbia, por difícil que sea decirlo, lo peor es que la OTAN nos ha trasladado a una nueva era. Tal como lo hizo anteriormente Hitler, al lanzarse a una de sus aventuras de turno y excluyendo a Alemania de la Liga de las Naciones (…) EE.UU. y la OTAN han dejado de lado el sistema de seguridad colectiva de las Naciones Unidas, y el reconocimiento de la soberanía de los estados. Comenzaron una nueva era en donde el que sea más fuerte puede presionar a los demás. Eso sí que da miedo…”. — Alexánder Solzhenitsyn, Premio Nobel de Literatura 1970.

Con la llegada del nuevo milenio, los aliados de EE.UU. pasaron a un nuevo plano de confrontación y Osama Bin Laden, que había sido entrenado en los 80’s por la CIA para luchar contra Ejército Soviético en Afganistán, o Sadamm Hussein su antiguo aliado a quien ya habían derrotado militarmente; se convirtieron en los enemigos principales de Estados Unidos.

La lucha contra el comunismo entonces, pasó a ser la lucha contra el terrorismo que antes habían apoyado, una nueva manera de estimular la industria armamentística estadounidense. El gobierno de EE.UU. junto con el del Reino Unido, participaron en la invasión de Iraq en 2003, causando la muerte a más de 100,000 civiles iraquíes. powell-anthrax-vial-false -statements

Todas las decisiones tomadas en torno a la Guerra de Iraq se basaron en declaraciones falsas del presidente de Estados Unidos George W. Bush y su Secretario de Estado Colin Powel, quien bajo fundamentos nada determinantes, logró que una gran coalición de países invadiera y destruyera otro sin una justificación real. Posteriormente el secretario de Estado de EE.UU. Colin Powell, admitió que los datos que dieron lugar al sangriento ataque habían sido “inexactos”, es decir, falsificados, en lenguaje corriente, y que estarían basados en información proporcionada por la CIA.  “Estoy profundamente decepcionado por esto y lo lamento”, dijo Powell.

Al igual que en guerras anteriores, ninguna de estas violaciones estuvo sujeta a sanciones de ningún tipo, actualmente hay personas que justifican este proceder, de igual manera que en su día se hiciera con crímenes de guerra perpetrados por el Ejército de EE.UU. en Corea o Vietnam por citar dos claros ejemplos.

euro-nato-communityAl año siguiente en 2004, ocurrió otro cambio geopolítico importante en Europa del Este, se anunció que la Unión Europea se ampliaba y pasaba de tener 15 miembros a tener 28. En varios de estos países, los casos de violaciones a los derechos humanos y supresión de libertades civíles fueron ignorados de forma sistemática y aún se siguen cometiendo ante la mirada pasiva de las autoridades comunitarias. Sólo en Letonia que es considerada una moderna democracia europea, el 50 % de la población no son considerados ciudadanos de ese país a pesar de que nacieron ahí, tampoco tienen derecho a recibir asistencia por parte del estado o a participar en los distintos procesos electorales.

No hace falta mencionar que en países como Letonia, la preocupación de los ciudadanos por su derecho a la libre expresión es una trivialidad dentro esta sociedad con tendencias neo-fascistas. Sin embargo estos gobiernos mantienen muy buenas relaciones con EE.UU., además han privatizado prácticamente todos los servicios públicos y cumplen con todos los recortes sociales para ajustarse al presupuesto comunitario que al parecer son la prioridad de la Unión Europea. Tanto para Bruselas, como para Washington, se observa que el respeto a los derechos humanos es tan sólo un planteamiento puramente demagógico en virtud de los propios intereses políticos.
El día 22 de febrero de 2014, EE.UU. y la Unión Europea, promovieron abiertamente un golpe de estado en Ucrania durante las protestas en la Plaza Maidán (Euro-Maidán), donde un gobierno legalmente electo por todos los ciudadanos del país fue derrocado por no firmar un acuerdo con la Unión Europea. De inmediato la UE y EE.UU. intentaron dar un marco de legitimidad mediática a un nuevo gobierno de-facto que representaba los sectores favorables a los intereses de la Unión Europea y Estados Unidos. En medio del caos que se estaba viviendo, este nuevo gobierno en Kiev, comenzó a promulgar leyes de carácter ultranacionalista en detrimento de los demás grupos etnicos que conformaban el país. El presidente Barack Obama exigió que no se utilizara la fuerza contra los manifestantes, ya que ellos estaban haciendo uso de su derecho a la libre expresión y a la protesta pacífica. Pero lo cierto es que la situación distaba mucho de ser pacífica.

163197903Protestas de Maidán, tomada por el foto periodista Andrei Stenin, asesinado en Ucrania. Foto: © RIA Novosti.

Pronto se agudizaron los conflictos étnicos e ideológicos, dando lugar campañas de terror como la masacre ocurrida el 2 de mayo de 2014 en Odesa, la cuál dejó 48 muertos y más de 250 heridos. Los miembros de la OSCE vieron cómo un grupo de ultranacionalistas ucranianos, apoyados por otros elementos antisociales, habían quemado un campamento de manifestantes pro-rusos y luego prendieron fuego a la Casa de los Sindicatos donde activistas anti-Maidán se habían refugiado de sus perseguidores.

Entre los extremistas ucranianos indudablemente había personas que sólo se estaban manifestando a favor de la unidad del país, pero su protesta pacífica fue empañada por los numerosos asesinos que se ocultaban entre ellos. Según los observadores de la ONU, los ucranianos pro-rusos que sobrevivieron al incendio fueron rematados por miembros del movimiento ultranacionalista Sector Derecho que actualmente está representado en la Rada Suprema de Ucrania.

104590813Masacre de Odesa el 2 de mayo de 2013. Foto: © Yevgeny Volokin / Reuters.

Las nuevas medidas ultranacionalistas tomadas por la junta de Kiev afectaron directamente a los habitantes de habla rusa en el este del país, quienes han sido responsables de más del 50% del crecimiento anual de Ucrania y provocaron una rebelión en todo el territorio de Donbáss, los pro-rusos asaltaron las sedes gubernamentales y se levantaron en armas ante las amenazas dirigidas por las nuevas autoridades autoproclamadas y en espera de represalias en su contra por parte de la Guardia Nacional de Ucrania entre otros grupos de extrema derecha que ya operaban en Kiev.

Es en este preciso momento, en el que se reavivó un conflicto territorial surgido desde finales de 1991 en los acuerdos para desmantelar la Unión Soviética. En aquel entonces, Rusia reclamó la Península de Crimea como parte de su territorio y en un principio exigió su reintegración, pero finalmente Rusia permitió que Ucrania conservara la soberanía sobre Crimea, pero únicamnete dentro del contexto de la integración para las antiguas repúblicas soviéticas y la formación de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

RIAN_635114Las tropas rusas estacionadas en Crimea y encargadas de la seguridad de la Flota del Mar Negro, fueron desplegadas por toda la península como medida de prevención ante cualquier tipo de atentado o agresión contra la flota. Al igual que ocurría en las regiones del este del país de mayoría rusoparlante, en Crimea la mayoría de sus habitantes rechazaron a las nuevas autoridades de Kiev, pero además, se inició un proceso de reflexión histórica en el que denunciaban el abandono por parte de todos los anteriores gobiernos ucranianos. La situación parecía empeorar en todo el este del país, especialmente en Crimea donde ya tenían lugar numerosas manifestaciones que exigían el derecho a la autodeterminación y la oportunidad por primera vez en la historia de decidir por ellos mismos sobre su permanencia o salida de Ucrania mediante un referéndum.

Night of pro-Russian celebrations in Lenin Square16 de marzo de 2014 en Simferópol, poco después del referéndum en Crimea. Foto: ©  Amador Guallar/Corbis.

El 16 de marzo de 2014, el 97,66% de los ciudadanos de Crimea eligieron abandonar Ucrania y reunificarse con Rusia, dos días mas tarde, el 18 de marzo de 2014, la decisión fue ratificada por las autoridades de la República de Crimea, Sebastopol y la Federación Rusa. De igual manera que con el desmantelamiento de la URSS, la separación de Crimea violaba las leyes internas del país del cuál formaba parte. Pero a diferencia de la ocurrido en la Unión Soviética; esta vez las potencias occidentales condenaron el hecho de que una república hiciera uso de este derecho, en su lugar se hizo hincapié en la total responsabilidad de Rusia en la crisis de Ucrania.

Sin embargo Crimea fue objeto de disputa desde el día en que Ucrania obtuvo su independencia, ya que Crimea ha representado para Rusia un lugar de vital importancia estratégica militar donde tradicionalmente tiene su base la Flota del Mar Negro desde el año 1783. El Artículo No 5 de los Acuerdos Belavezha ratificados por Ucrania el 8 de diciembre de 1991, dice que las fronteras de Ucrania están reconocidas dentro de la CEI, de modo que al abandonar Ucrania esta comunidad en 2014, automáticamente Rusia volvería a exigir su soberanía sobre el territorio de Crimea.

“Occidente nos decía que deseaban acabar con el comunismo, pero en realidad su objetivo era acabar con la Unión Soviética. La postura anti-rusa en la actual crisis de Ucrania es la prueba de ello”. Anatoli Cherniaev, ex asesor de Mijaíl Gorbachov para política exterior.

La situación de caótica que vive Ucrania es muy similar a la observada en la antigua Yugoslavia, incluyendo Crímenes de Guerra cometidos por el Ejército en el Este del país. Sin embargo en el caso de Yugoslavia, este tipo de crímenes fueron la principal razón alegada por la OTAN para iniciar su campaña de bombardeos sobre Serbia.

Desde el 13 de abril de 2013 las nuevas autoridades de Kiev lanzaron un gran operativo militar para recuperar el control en el este de Ucrania. Desde junio el gobierno ruso, pidió desde Moscú que se investigara el uso de Bombas de Fósforo por parte del ejército, cuyo uso está prohibido por las leyes internacionales. Las autoridades autoproclamadas de Kiev negaron rotundamente el supuesto uso de este tipo de armas, pero los Observadores de Derechos Humanos confirmaron que si fueron usadas por Ejército Ucraniano.

El 17 de julio, en el sudeste de Ucrania fue derribado un avión Boeing 777 de Malaysia Airlines con 298 personas a bordo sin sobrevivientes. El vuelo MH17 iba de Ámsterdam a Kuala Lumpur y la mayoría de sus pasajeros eran neerlandeses. Desde las primeras horas de la catástrofe, Ucrania y otros países culparon a Rusia y a las autodefensas por la catástrofe sin presentar pruebas fiables más que grabaciones presuntamente falsificadas e imágenes de armamentos antiaéreos que fueron difundidas e interpretadas por los medios occidentales.

La investigación del accidente continúa en curso, Ucrania impidió a los expertos internacionales el acceso al lugar del siniestro, al mismo tiempo que culpa constantemente a las autodefensas de hacer lo mismo. Pero EE.UU. y la Unión Europea, se anticiparon a cualquier resultado o prueba concluyente, y decidieron lanzar una serie de sanciones económicas contra Rusia bajo la premisa de que su gobierno responsable del derribo, de la crisis en Ucrania y como castigo por la reunificación de Crimea y Rusia. Las sanciones en contra de Rusia violan directamente las reglas de la Organización Mundial del Comercio de la que Estados Unidos y la Unión Europea forman parte.

162455795El alto al fuego decretado en Minsk el 5 y 19 de septiembre de 2014, fue violado reiteradamente, ambas partes se acusan mutuamente de no haberlo respetado. En este período los insurgentes pro-rusos encontraron fosas comunes en Donetsk y Lugansk, según la ONU podrían ser de personas capturadas por el Ejército Ucraniano. Los cuerpos mostraban signos de violencia sexual, tortura y se les habían extraído los órganos.

Según el último balance de la ONU, el conflicto en Ucrania ya se ha cobrado al menos 4.317 víctimas mortales y 9.921 heridos entre abril y noviembre pasados, y un total de 466.829 personas desplazadas que en su mayoría buscaron refugio en Rusia.

Mientras tanto la OTAN se está encargando de la militarización del país con la idea de que forme parte de la organización, extendiendo así la OTAN a la propia frontera de Rusia, donde tienen previsto la construcción de un muro que costará 567 millones de dólares. Las partes volvieron a acordar una tregua que entrará en vigor el 9 de diciembre. Se espera que el armisticio logrado preceda a las negociaciones del Grupo de Contacto en Minsk en el nuevo formato (Ucrania, representantes de Donestk y Lugansk, con la participación de Rusia y la OSCE). La fecha de la nueva ronda de negociaciones aún no está fijada.

Además de Ucrania y Moldavia, desde Bruselas se planea buscar nuevos acuerdos de asociación con las ex-repúblicas soviéticas de Transcaucásia; Georgia, Azerbaiyán o Armenia que ya es parte de la Comunidad Euroasiática. El interés en que Ucrania esté vinculada con la UE y los organismos financieros occidentales es desproporcionado, sin embrago la prioridad ahora mismo parece ser su entrada en la OTAN. Esto evidencia que los planes de ampliación de la Unión Europea van más de la mano con expansión de la OTAN, que con el progreso económico de las naciones.

El efecto más adverso en este proceso de re configuración política en mundo es sin dudas consecuencia de las antes mencionadas Revoluciones de Colores. Se trata de movimientos políticos que actualmente  han estado ocurriendo de manera consecutiva y sistemática en diferentes países del mundo. El fin de estos movimientos es derrocar a los gobiernos vigentes para establecer otros que con la idea de que representen los intereses de todo un país. Generalmente estos movimientos cuentan con apoyo financiero y logístico externo, no obstante lo visto en Libia o Siria hace dudar de la fiabilidad de sus resultados. Si bien estos procesos son bien vistos en occidente; nuevamente se ha llegado al punto en que los aliados fuertemente apoyados y financiados por EE.UU. y la UE en este caso, vuelven a convertirse en los enemigos principales. Ese el caso de aquellos rebeldes sirios conocidos hoy como Estado Islámico y cuya misión era derrocar al gobierno de Bashar al-Asad con apoyo de la OTAN. Libia, Siria o Ucrania forman parte de los últimos experimentos metódicos para cambiar regímenes, cuyos resultados son totalmente brutalmente sangrientos y sus previsiones para el futuro son distópicas o al menos muy pesimistas.

35098757

Viendo el constante desarrollo de este escenario, los medios de comunicación occidentales llevan a cabo una campaña de difamación en contra de Rusia para justificar un sabotaje económico a modo de sanciones que no benefician de ningún modo a la Unión Europea. El cinismo y cobardía presentes en las élites políticas de Bruselas, ha llevado a sus representantes a apoyar estas medidas deshonestas supuestamente encaminadas asilar a Rusia argumentando que es el país responsable de la crisis que vive Ucrania surgida a raíz de un golpe de estado promovido por los mismos que promueven las sanciones anti-rusas, pero esto no es todo, también se ha denunciado reiteradamente sobre la peligrosa expansión de Rusia y sus maniobras militares cerca las fronteras de la OTAN que curiosamente cada vez se convierten en las mismas fronteras de la Federación Rusa como demuestra la actual situación geopolítica:

The World - 1989-2014

El mundo unipolar ha demostrado su vulnerabilidad y la necesidad de cambiar las relaciones entre los países, se necesitan mejores convenios para llegar a nuevos sistemas de seguridad multipolar. Para que esto suceda, las lecciones deben extraerse de la experiencia en los últimos 25 años. Como una vez, cuando dos países de bandos enemigos llegaron a conocerse, a sabiendas de que hacer a un lado ciertas diferencias sería beneficioso para todos. Esta es la principal lección que nos ha dejado la caída del muro.


El capitalismo y la democracia

La rápida transición hacia el capitalismo trajo grandes desigualdades en Alemania del este, no obstante debido al considerable desarrollo alcanzado por la RDA y la RFA en la Guerra Fría, resulta difícil comparar su situación con lo que han tenido que enfrentar otros países del antiguo bloque y ahora miembros de la Unión Europea. Tal es el caso de la República Checa, Eslovaquia, Bulgaria, Hungría o Rumanía.

937458745Desmantelamiento de la URSS. Foto: Peter Turnley.

La sanidad, la vivienda, la educación y el empleo dejaron de ser servicios gratuitos garantizados para todos, pronto aparecieron mendigos en las calles; un fenómeno nunca antes visto en estos países. Bulgaria se convirtió en el país más pobre del antiguo Bloque Oriental, y Moldavia en su homóloga de la antigua Unión Soviética no muy lejos de otras repúblicas.

MacDonalds abre en la Unión Soviética, Moscú, Rusia, URSS, 1990,© Peter Turnley/Corbis

Lo antes había sido una superpotencia con enorme influencia en el mundo; pasó a ser en su mayor parte una comunidad de estados fallidos. El deseo de muchos de regresar al sistema de integración soviético provocó sangrientos conflictos en Moldavia, Rusia y Georgia entre los años 1992, 1993 y 1995 respectivamente.

En la Unión Soviética, el hundimiento económico, como consecuencia de una mal planificada transición al libre mercado, así como la crisis política que dió paso a su desmantelamiento; se agudizaron durante la década de 1990.

La propiedad privada y el derecho de hacer negocios individuales parecían ser una nueva puerta abierta para el pueblo soviético, pero pronto se impuso la corrupción que terminó por invadir las nuevas instituciones. Las mafias que operaban en los Estados Unidos vieron su oportunidad y se establecieron en el espacio post-soviético lo que contribuyó a disparar los índices de criminalidad en estos países.

En Rusia el nuevo gobierno de Boris Yeltsin dejó en completo estado abandono la mayoría de las fábricas, debido a la incapacidad de seguir pagando salarios a los trabajadores, otras en cambio fueron vendidas mediante sobornos por empleados del gobierno como parte del plan de privatización de las propiedades estatales.

Es importante mencionar que en la Unión Soviética, estaban ubicadas las mayores fábricas y plantas industriales que hayan sido construidas por el hombre. Estructuras y complejos inmensos, levantados por el gobierno soviético para la producción del acero, el petróleo, fertilizantes, y otros minerales necesarios para el desarrollo socioeconómico y científico-técnico de la URSS.

Los nuevos gobiernos no comunistas recién instalados en el poder, comenzaron a endeudarse con las instituciones financieras internacionales como el FMI o el Banco Mundial, pero aun así no lograron cubrir bien todas las necesidades nacionales. Más de 100 millones de personas se hundieron en la miseria a lo largo de todo el espacio post-soviético, mientras que menos de un 10 % de la población; se convertían en multimillonarios de la noche a la mañana. Se trataba de personas conectadas con el nuevo gobierno, y que vendieron las propiedades del estado soviético a precios cientos de veces inferiores que su valor real y sin ningún tipo de remordimiento.

RUSSIA: DAILY LIFE AND POVERTY IN MOSCOWNiña soviética a punto de despertar en la nueva Rusia de los 90’s Foto: Les Stone / Corbis

Luego del saqueo y la privatización de propiedades del estado, algunas de estas personas lograron consolidar importantes monopolios en las industrias nacionales y llegar a altos cargos de poder. Tal fue el caso de la ex-primera ministra Yulia Timoshenko, el actual presidente de Ucrania Petro Poroshenko y un sinnúmero de personas en los nuevos estados que luego aspirarían a puestos de relevancia en el gobierno. Hacia el año 2000 varios funcionarios gubernamentales y sus allegados habían cometido graves delitos fiscales y una gran parte de ellos estaban en Rusia como dueños absolutos de las más importantes industrias del país y a la sombra del presidente Yeltsin, pero el nuevo gobierno de Vladimir Putin traería consigo cambios a un país que ya no era ni siquiera la sombra de lo que un día había sido. La justicia rusa pronto emprendió una campaña de persecución contra varios de los nuevos multimillonarios que se habían convertidos en oligarcas en los 90’s durante la época de Boris Yeltsin.

RUSSIA: DAILY LIFE AND POVERTY IN MOSCOWLa lucha por la supervivencia en la nueva Rusia de los 90’s. Foto: Les Stone / Corbis

Un ejemplo de este cambio inesperado fue el juicio al hombre más rico de Rusia, el magnate del petróleo Mijaíl Jodorkovski, quien fue arrestado en 2003 y condenado por evasión de impuestos y blanqueo de capitales en 2005. Se trataba de un caso sin precedentes en el espacio post-soviético, la justicia rusa despojó a Jodorkovski de la mayoría de sus activos fraudulentos y estos a su vez fueron devueltos al estado. Posteriormente la Unión Europea acusaría a Rusia de violar los derechos humanos de Jodorkovski, quién finalmente fue liberado por una ley de indulto presidencial en diciembre de 2013 y expulsado del país.

Datos macroeconómicos de Rusia (RSFS de Rusia y la actual Federación Rusa)

En la actualidad varios autores y expertos en economía plantean que los países que experimentaron esta transición durante la década de 1990, poseen un sistema democrático muy frágil debido a que su desarrollo económico ha sido inefectivo y este es el principal factor del que depende la estabilidad del sistema. Se trata de pseudo-dictaduras presidencialistas donde a menudo la corrupción abarca todos los organismos e instituciones.

Lo ocurrido en las economías de los países post-socialistas luego del año 1989; evidencia el gran fiasco de las medidas de privatización neo-liberal. En la gráfica de abajo se puede ver de cuanto fue el PIB en Europa del Este a comienzos y finales de la década de los 90’s en relación al PIB del año 1989. Estos datos macroeconómicos demuestran el profundo fracaso de las políticas asociadas al Consenso de Washington (Departamento del Tesoro de EE.UU., el FMI y el Banco Mundial), y generan dudas sobre las teorías económicas de los acuerdos Bretton Woods, que son la base del Fundamentalismo de Mercados y el sistema capitalista. Estas mismas teorías, afirman que la desregularización y la estabilidad del mercado; conducen de manera inmediata e inexorable al crecimiento de una economía eficiente y por ende una sólida democracia liberal:

La realidad es que tras 8 años de capitalismo en 25 países post-comunistas sólo Polonia superó ligeramente los logros económicos obtenidos bajo el comunismo, los otros 24 países sufrieron una severa contracción económica durante sus primeros años en el libre mercado. Incluso hoy, son pocos los que han superado los antiguos niveles de renta. Naturalmente esto ha provocado una catástrofe demográfica en todos estos países, la tasa de natalidad ha caído en picado siendo la región del mundo donde nacen menos niños.

En cuanto a democracia, en varios de estos países el índice de abstención electoral ronda el 70% y los ciudadanos se ven obligados a elegir entre 2 o 3 empresarios con ideas muy similares, lo que contrasta con la situación durante la época comunista, cuando el estado regularmente lograba convencer a más del 98% de la población para que acudiera libremente a las urnas.



Fuentes consultadas:



Todos los derechos reservados en las imágenes con excepción de aquellas bajo licencia de atribución por Creative Commons. Cualquier uso y aprovechamiento de este contenido, está permitido para fines personales o educativos, siempre y cuando se tenga la debida referencia a esta página. Queda terminantemente prohibido su uso para fines comerciales o que de alguna forma resulten lucrativos. C – Records 2014.
Anuncios

4 Respuestas a “El Muro de Berlín: Un antes y un después (ESPECIAL)

  1. ana 18 diciembre, 2014 en 05:13

    No se en que consistiría la guerra fría ,será para desviar el pensamiento del mundo sobre el verdadero problema que es EL PLANTEO DE UNA NUEVA ERA MUSULMANA(aunque suene de la edad media) y su contraposición al SIONISMO FINANCIERO INTERNACIONAL.
    NO estoy en la cabeza de PUTIN pero supongo que ,a pesar de haber sido de la KGB ,es un NACIONALISTA amante de RUSIA.
    Rusia es un país enorme y no se concibe sin ZONA DE INFLUENCIA.
    EEUU por ahora es centro de la financiera sionista internacional ,lugar que le disputa a NEW YORK ,ahora LONDRES.Ellos también son centro financiero musulmán.A SU VEZ USA HA TENIDO PRESIDENTE(AUN LO TIENE) BAUTIZADO MUSULMAN y si nos fijamos bien ha hecho el mayor esfuerzo por aislar a USARMY de la zona de conflicto de MEDIO Y CERCANO ORIENTE.

    Le gusta a 1 persona

  2. azsconsultorias 29 septiembre, 2016 en 01:36

    Una información muy importante para recordar la historia de los pensamientos y decisiones de los políticos del siglo XX. Muchas gracias.

    Me gusta

  3. Pingback:Deutschland | DeutschSiloe

  4. Aitor 29 marzo, 2017 en 22:36

    Magnifico trabajo!
    Sin palabras enserio no he visto en mi vida una documentacion tan buena como esta que trate sobre estos temas.
    Lo mas importante es que todo esto es cierto y esta certificado por donde se ha obtenido la informacion.
    Sinceramente es un trabajo de matricula de honor!
    Un abrazo y gracias por hacer este grandisimo aporte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: