Gagarin, yo sí te amé: Los temores y “descubrimientos” de la prensa occidental el 12 de abril de 1961.


ARGUMENTOS Y HECHOS

Por: Konstantin Kudryashov

***

Los medios extranjeros inventaron detalles fantásticos sobre la biografía de Yuri Gagarin, pero todos estaban seguros de una cosa: la URSS completa e inexorablemente se convirtió en el único líder del planeta en la exploración espacial.

El 12 de abril de 1961, la Agencia de Telégrafos de la Unión Soviética se convirtió en el líder absoluto a ser citado por otros medios en la Tierra. El informe TASS, publicado a las 10 con 13 minutos de la mañana, fue reimpreso por centenares de miles de publicaciones en todo el mundo. Y, en general, lo hicieron bien, porque las noticias de tal calibre no ocurren una vez cada cien o mil años, sino que simplemente una vez y solo una vez en toda la historia de la humanidad.

Este fue el breve mensaje:

El 12 de abril de 1961, en la Unión Soviética, la primer nave espacial del mundo, ‘Vostok’, fue puesta en órbita alrededor de la Tierra. “El Piloto-Cosmonauta de la nave satélite ‘Vostok’ es un ciudadano de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el piloto principal Gagarin, Yuri Alekséyevich”.

Véase: La vuelta al mundo en 108 minutos

Por supuesto, no podían limitarse a citar a solo a la Agencia TASS. Cuando pasó el primer shock, los periodistas occidentales, fieles a su deber profesional, se apresuraron a encontrar al menos algunos detalles. ¿Quién es este misterioso Gagarin? ¿Por qué fue enviado al espacio? En resumen, ellos estaban interesados en todo, especialmente porque la información proveniente de la URSS estaba prescindida de fragmentos bastante escasos, de acuerdo con el principio matemático: “Lo justo y necesario”.

Los más generosos eran, por supuesto, los materiales en diarios simpatizantes, si no específicamente de la Unión Soviética, al menos, del movimiento obrero en su conjunto. Así, el diario británico Daily Mirror con una pronunciada orientación laborista, dedicó el primer número del 13 de abril a la salida de Gagarin. Solo puede leerlo con la enmienda al proverbio ruso: “Apresúrate, harás reír a la gente”.

Tal vez el Partido Laborista británico quería hacer “lo mejor”, pero acumularon una increíble de cantidad errores:

“Ayer se fue al espacio, poco después de las 7 de la mañana. Joven hombre de familia ruso de 27 años. Yuri Gagarin, Gagarin significa pato salvaje. Nació el 9 de marzo de 1934, uno de los siete hijos de la familia de un carpintero, que vivía en una granja colectiva a 100 millas de Moscú. Gagarin aún era un niño cuando Alemania invadió Rusia en 1941. “Huyó con su familia al este y regresó a la granja colectiva cuando terminó la guerra”.

De lo anterior solo el nombre, edad y fecha de nacimiento son correctos. Todo lo demás, aunque está cerca es inexacto. El lanzamiento de Gagarin no tuvo lugar “justo después de las 7 a. m.”, sino a las 9:07 am, hora de Moscú o, si lo desea, a las 6:00 a. m. coordinado en todo el mundo (GMT). Desde la ciudad de Gzhatsk, donde nació Gagarin, no hay 100 millas inglesas exactas hasta Moscú, sino una milla y media más. En la familia de los padres del primer cosmonauta no había siete hijos, sino cuatro, tres hijos y una hija. Durante la guerra nadie huyó “al este”, todos se quedaron en la aldea de Klúshino. Además, el desplazamiento de esta familia durante la guerra fue, más bien, en dirección opuesta, hacia el oeste. El hermano mayor de Gagarin, Valentín y su hermana Zoya, fueron secuestrados para trabajar en Alemania.

Pero todo esto puede ser disculpado, aunque solo sea por la razón de que las intenciones del Daily Mirror fueron las mejores. A diferencia de la “aleta de tiburón” del periódico estadounidense Los Angeles Times, que, como se suele decir, puso toda la carne en el asador. Según su variante, el primer cosmonauta de la Tierra es el nieto del Príncipe Mijaíl Gagarin, quien fue asesinado por los rojos en 1919. Y, respectivamente, el hijo de un tal Alexéi Mijáilovich Gagarin, quien también sufrió por la maldición de Stalin. Y en un ciudad con el misterioso nombre “Orenberg”, donde al parecer nació Yuri Gagarin. Un prominente “experto”, el emigrante Alexéi Shcherbatov, insistió en esta versión, además aseguró que los soviéticos, resaltó, no estaban seguros de que el lanzamiento resultara bien. Y así enviaron al espacio “un descendiente de la Guardia Blanca”, un hombre con un agujero de gusano en su biografía, alguien a quien “nadie extrañará”, si algo le sucede.

Véase: Día de la Cosmonáutica

Siendo justos hay que reconocer que hubo pocos casos de noticias tan falseadas. Los propios estadounidenses se dieron cuenta al instante de que tenían ante si un serio desafío por delante, el liderazgo de los Estados Unidos era ínfimo. El Washington Post publicó su editorial del 13 de abril con un ataque bastante drástico contra las autoridades de los EE. UU. y la comunidad científica, incapacitada para hacer frente a la “sacudida de los rusos”. El siguiente paso en los vuelos tripulados podría ser volar alrededor de la Luna y aterrizar en ella, a lo cual seguirá finalmente la exploración de los planetas. La Unión Soviética espera, con toda razón, ser la primera en lograrlo. El deseo oficial, en 1957, de ignorar al primer satélite soviético como una simple chatarra, hoy parece mucho más tonto que antes. Asegurémonos de que una evaluación incorrecta de los factores psicológicos y científicos no nos obligue a repetir este error tan costoso.

Véase: El día que la humanidad entró en la Era Espacial

De hecho, los Estados Unidos aprovecharon los frutos del programa de cohetes alemán, es decir, solicitaron la cooperación de Werner von Braun y de otros 110 científicos que eran la élite de la cohetería alemana”.

Pero lo que más impresionaba no era lo que decía en medio de los artículos, sino al comienzo. La incisión se hizo al estilo de Guennadi Kazadoiev en “El Brazo de Brillantes”: “¡Jefe, todo está perdido, quitemos el yeso, el cliente se está marchando!”.

“¿A Estados Unidos le falta tiempo? Sí, y el espacio ya está ocupado. La primera persona puesta en órbita es un ruso. ¿Qué sigue?, ¿vuelo a Marte? Si el año que viene hay condiciones adecuadas para el lanzamiento, entonces los rusos no perderán la oportunidad. ¿Y la primera persona en la luna? Lo más probable es que sostenga la hoz y el martillo en sus manos. ¿Cómo lograron los rusos llegar al primer lugar en la carrera espacial? ¿Por qué Estados Unidos quedó en segundo lugar? ¿Tenemos alguna oportunidad de ponernos al día con los rusos?

Pero lo más divertido, y que incluso debería considerarse profético, probablemente es el material de una joven del mismo periódico laborista británico Daily Mirror. La columnista Marjorie Proops, que ligeramente cambió al tema de la igualdad de género y preguntó el 13 de abril de 1961: “¿Por qué no vuela la mujer, eh? Eso es lo que me gustaría saber. ¿Por qué una niña no pudo ponerse un elegante traje espacial y volar al espacio para convertirse en la primera persona en órbita? Un hombre tuvo la oportunidad de convertirse en el primer hombre en volar alrededor de la Tierra, ¿por qué las mujeres están más preocupadas por el bistec, el pudín y el buen humor de su marido?

La respuesta vendría dos años después, cuando bajo el nombre clave “gaviota”, Valentina Tereshkova orbitaría alrededor de la Tierra.


El material está traducido de ARGUMENTI I FAKTI, con material informativo audiovisual de RIA Novosti, Getty Images, Yuri-Gagarin, Iber Libro y Wikimedia Commons.


Fuente: АРГУМЕНТЫ И ФАКТЫ

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .