Revista Sputnik

Este blog está dedicado a la desaparecida revista soviética Sputnik.

FIDEL DE HIERRO: LOS VIAJES DE FIDEL CASTRO A LA URSS EN HECHOS Y FOTOS

tass_agencia_rusa_de_informacion


 

AGENCIA RUSA DE INFORMACIÓN TASS

Redacción: Bella Volkova
Ilustración:
 Paul Kukolev

 

Con un cigarro, de barba y una boina, el mundo sabrá que se trata de Fidel Castro. Él pronunció el discurso más largo de la historia de la ONU, y entró en el libro Guinness de los récords como el hombre que sobrevivió a 638 intentos de asesinato. Toda una vida fumando sus cigarros y de la noche a la mañana se ha ido. Nombrado “Fidel de Hierro” y El Caballo (“Semental”), odiado y venerado al mismo tiempo. Uno de los líderes mundiales más controversiales del siglo XX, quien visitó la Unión Soviética en repetidas ocasiones y no en carácter oficial.

La visita después de la crisis

Fidel Castro visitó la URSS por primera vez en 1963. La invitación del Primer Secretario del PCUS Nikita Jrushchov; se convirtió en la etapa conciliatoria que siguió a la crisis de los misiles. Entonces, para evitar una guerra nuclear con Estados Unidos, la dirección soviética decidió retirar los misiles nucleares de la isla sin consultar a los cubanos, a cambio de concesiones de Washington y garantías de no-agresión contra Cuba. Cuando el comandante tuvo conocimiento de la decisión de Moscú; se puso furioso. Se dice que las palabras más suaves que dirigió a Jrushchov, fueron “hijo de puta”.

Esta primera visita del comandante a la Unión Soviética duró de 37-40 días según diversas estimaciones. Durante este tiempo Castro viajó por todo el país y protagonizó un programa sin precedentes: visitó la base de submarinos en Severodvinsk, convirtiéndose en el único jefe de estado extranjero de la historia que logró ver una base de misiles balísticos intercontinentales soviéticos. También se convirtió en el primer extranjero que subió al podio del Mausoleo de Lenin, no sin antes visitar el Teatro Bolshói, donde el comandante habló con Maya Plisétskaya.

Pollo y café para el comandante

En la Unión Soviética, Fidel Castro comió con mucho gusto la comida rusa; un guisado, sopa de remolacha y albóndigas. En aquel momento Viktor Belyáiev, trabajaba en la cocina especial del Kremlin y sirvió a los invitados más destacados, nos dijo que el comandante era modesto en los alimentos. Al político le gustó en particular el pollo; que le preparaban casi todas las noches.

Pero el café preparado para Castro en la URSS era una receta personal y especial. Para ello, se mezclaba café soluble y recién molido en una pequeña taza. El café era tan fuerte que los chefs soviéticos ni siquiera se atrevían a probarlo. A continuación se le agregaba 8 cucharas de azúcar. Resultaba en algo así como un licor de café caliente, que el líder cubano solía tomar con ron.

El amor de la gente

Castro se llevó de la Unión Soviética, muchos regalos. Un automóvil Zil-111 descapotado, un jarrón con la imagen de Yuri Gagarin, 12 latas de caviar negro, 10 botellas de vino, una escopeta de caza MTS-11; parte de una lista de lo que le entregó el dirigente de la política soviética. Pero el regalo más insólito fue el que recibió de geólogos del lago Baikal: un oso de peluche vivo, quien fue nombrado en honor del lago. Sin embargo, el animal que viajó con el comandante a cuba, no pudo resistir el cambio climático y murió unos años después.

Los testigos contaron que durante el viaje Castro no toleraba a los círculos de oficiales y frustró los intentos de los camaradas soviéticos de mostrarle un “escaparate” en lugar de la vida real. Se dirigió a los leñadores y compartió sus cigarros con ellos, comió sopa y tocino de cerdo con María en un pueblo de Ucrania, bebió vodka de una botella junto a los geólogos, y en una ocasión se llevó a pie a su intérprete durante la noche por todo Moscú. Sin embargo, el comandante fue reconocido rápidamente por los transeúntes; tuvo que esconderse en el hotel, hasta que la multitud entusiasmada se dispersara.

Esta reacción de la gente al ver a “Castro en vivo” se explica fácilmente. El comandante incluso en su apariencia era diferente a los políticos soviéticos; llevaba una chaqueta y una boina, no citaba los libros, era un verdadero revolucionario, que sabía mucho sobre la lucha por la libertad y no a través de los libros. Los discursos de Castro tuvieron mucho éxito: se imprimieron en grandes cantidades. Por decisión política del Comité Central del PCUS incluso se le pagaron regalías por los textos impresos en los medios de la prensa soviética. Si en 1960 era un equivalente de $ 365 dólares, hacia 1981 era de $ 8,000 dólares.

“Es más rentable escribir para su prensa, que ser un Primer Ministro. Sólo sé que necesitaba pedirle prestados 10 pesos al Ché Guevara para cigarros.”

— Fidel Castro

En las plantaciones del koljós

En Cuba, Castro participó en varias ocasiones en la cosecha de caña de azúcar, haciéndolo, según sus propias palabras, “en virtud de la obligación moral, así como muchos otros compañeros de la dirección de nuestro país.” Y en la Unión Soviética, se sentó al volante de un tractor, cuando visitó la granja de plantación de algodón “Kyzyl de Uzbekistán.”

La visita de invierno

En total el comandante realizó diez visitas a la URSS. La segunda vez, en enero de 1964; vino a ver el invierno ruso, por su propio bien necesitaba cambiar  su gorra por un sombrero con orejeras ushanka. Castro se deslizó por una montaña en un trineo de madera, dio un paseo en esquís, y fue de caza con Jrushchov en un bosque cerca de Moscú.

Volver a Rusia

Incluso pasados varios años de la desintegración de la Unión Soviética y con un enfriamiento de las relaciones con Moscú, Fidel Castro hablaba con mucho afecto del pueblo ruso. En 2005 se le preguntó si visitaría otra vez Rusia: “Si me preguntas por mis sentimientos y mi voluntad, entonces sí, en verano o en invierno, con nieve o sin nieve, sin importar quien gobierne”, – respondió él.

“Este pueblo conoce realmente lo que es la guerra y la tragedia de la guerra, por eso aman la paz más que nadie, pero también puedo decir que el pueblo ruso es el pueblo más generoso del mundo. (…) Yo sé quiénes son los rusos y los admiro.”

— Fidel Castro


El material está basado en información del EXPEDIENTE-TASS y otras fuentes de uso libre. Las citas se basan en el libro de Maxim Makarichev ”Fidel Castro”.

Fotografías: Crónicas TASS, Vladímir Savostyanov, Yuri Barmin, Vasili Egorov, Valentin Sobolev, L. Derzhavich / TASS, AP Photo / Charles de Tasnadi.


Fuente: ITAR-TASS

2 Respuestas a “FIDEL DE HIERRO: LOS VIAJES DE FIDEL CASTRO A LA URSS EN HECHOS Y FOTOS

  1. JUAN MANUEL RANGEL CASTILLO 1 diciembre, 2016 en 00:39

    Hasta la victoria siempre!!!!!!

    Me gusta

  2. Ernesto Intriago García 2 diciembre, 2016 en 23:22

    Si, tuve el encanto de leer la revista Sputnit, la considero una excelente revista, muy ilustrativa, logré conocer al maravilloso pueblo ruso. Me apenó muy de veras cuando se terminó su circulación para nosotros de América.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: